La comunidad educativa durante un abrazo simbólico al colegio. Foto: Facebook.
La comunidad educativa durante un abrazo simbólico al colegio. Foto: Facebook.

"Vinieron con la idea de destruir la escuela", aseguró a Infonews la máxima autoridad de la Escuela Municipal de Idiomas de Lanús (EMIL), Antonia Recúpero. Sostuvo que, de los 103 cursos que funcionan en la actualidad, para el ciclo 2018 solo abrirán 63 debido a que desde el Municipio exigen que deje de funcionar la asociación civil que cumple con las tareas de cooperadora y que, además del mobiliario, abona los salarios para el dictado de los 40 cursos que ahora están en duda.

Por eso, la comunidad educativa se movilizará hoy a las 6 de la tarde desde la sede de la institución, en la Avenida Hipólito Yrigoyen 5005, Remedios de Escalada, hasta la Municipalidad de Lanús, a unas 15 cuadras de allí.

Para la secretaria de Cultura, Educación y Proyectos Especiales de Lanús, Thelma Vivoni, "los cursos que se abrirán en 2018 serán los que pudieran corresponder de acuerdo a la cantidad de inscriptos que tenga la escuela". A su vez, indicó que no se abrirán cursos con menos de 25 estudiantes.

"Las actividades (de la asociación que funciona como cooperadora) no son avaladas por estas autoridades, siendo la principal de ellas el cobro de un bono voluntario al alumnado cuando la enseñanza que se brinda es absolutamente gratuita y no necesitando el Municipio de dichos fondos para funcionar", argumentó Vivoni.

Aduce un conflicto administrativo: "lo que el Municipio viene solicitando desde hace más de un año, sin resultado positivo hasta la fecha, es que la Asociación Civl, la cual es una organización privada y no una cooperadora en los términos del Decreto 4.767/72, deje de funcionar dentro de las instalaciones del EMIL", manifestó.

Vivoni coincidió en algo con Recúpero, ya que esta última también sostuvo que la funcionaria le "ordenó que desalojara la cooperadora en las vacaciones" pasadas, aspecto que no cumplió.

La EMIL cuenta con alrededor de 3.000 inscriptos por año y allí se dictan clases de alemán, francés, portugués, italiano, ruso e inglés. Asisten desde jubilados hasta jóvenes que requieren capacitarse en pos de una salida laboral.

La situación de los y las docentes es precaria: "no estoy en planta, no estoy mensualizada, estoy en negro y con horas a destajo", se quejó ante este cronista una profesora que el año pasado recibió una medalla por sus 25 años de trabajo en la institución y que, ahora, ve peligrar su fuente laboral.

El origen

La escuela fue fundada en 1989 y la asociación cooperadora cuenta con el aval municipal para funcionar desde la década del 90. En 2001 obtuvo la personería jurídica. De acuerdo con autoridades y algunos docentes consultados por este medio, el mobiliario de 7 de las 8 aulas que funcionan en el lugar fue adquirido por esa asociación civil. Los 40 cursos que abona son dictados por 10 docentes.

La cooperadora también abona los salarios de cuatro no docentes: un empleado de limpieza, un portero y dos personas administrativas. El Municipio paga el sueldo de otra persona que completa el plantel de cinco no docentes del colegio, que funciona en un edificio prestado por el Consejo Escolar.

"Me dijeron que planificara (los cursos de 2018) nada más con la gente que ellos pagan", sostuvo Recúpero en relación a la Municipalidad de Lanús. Para ella, eso significa un máximo de 63 cursos. También aseguró: "no hay una lamparita, no hay un borrador, no hay nada que haya colocado el municipio; y al principio lo pagábamos de nuestro bolsillo".

La cooperadora cobra un bono voluntario de 150 pesos, que según Recúpero es abonado por un 30% del alumnado.

La comunidad educativa durante un abrazo simbólico al colegio. Foto: Facebook.
La comunidad educativa durante un abrazo simbólico al colegio. Foto: Facebook.

Desde el municipio reconocen que "la asociación civil, aparentemente, viene pagando a algunos docentes por su cuenta". También admiten que "no se tienen constancias documentadas de denuncia alguna" de que no se haya permitido cursar a personas que no pudieran o no quisieran pagar la cuota de la cooperadora. Sin embargo, Vivoni arguyó que "lo que sí se tiene son pruebas del cobro que se realiza sin ninguna autorización del Municipio" y aseguró que "el EMIL no necesita de esos fondos para funcionar y está asegurada presupuestariamente la continuación de su funcionamiento con carácter totalmente gratuito".

Lanús, gobernado desde 2015 por el dirigente de Cambiemos Néstor Grindetti, fue uno de los municipios más beneficiados en el reparto presupuestario: según datos del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM), el 64% de sus recursos en 2017 proviene de los gobiernos provincial y nacional, del mismo signo político.