Las comunidades de las universidades nacionales se encuentran en estado de alerta ante la paralización de obras de infraestructura por parte de la Secretaría de Obras Públicas de la Nación. Por separado, las autoridades de las casas de altos estudios de Río Negro y Tucumán manifestaron la misma preocupación y advirtieron que se trata de una situación generalizada.

Uno de los casos es el de la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), donde se frenó la construcción de una nueva sede de 1.5000 m2. Según denunció el vicedecano de la unidad académica, Edgardo Cutin, el Gobierno federal decidió unilateralmente no tomar un crédito para concretar la obra prometida en 2016, pese a que una empresa había ganado una licitación pública.

Desde Río Negro Y Tucumán alertaron sobre el desfinanciamiento general a las universidades nacionales.
Desde Río Negro Y Tucumán alertaron sobre el desfinanciamiento general a las universidades nacionales.

 

“La verdad que no sabemos cuál es el motivo por el cual la Nación decidió no tomar el crédito. Eso afecta también a 40 obras en total de distintas universidades. Lamentamos que no se lleve a cabo esta obra porque teníamos muchas ilusiones”, lamentó en declaraciones a FM Raco. 

Cutin explicó que la licitación se había llevado a cabo con 12 oferentes sometidos a un estricto proceso de estudio. “El tema es que el primer oferente se bajó aduciendo que no le daban los costos por el tema de la inflación, pasaba el segundo oferente y lo que se estaba esperando es la no objeción de Nación. Y ahí es donde se ha parado. Realmente no entendemos por qué no ha salido, no se entiende”, agregó.

El rector de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), Juan Carlos Del Bello, expuso en los últimos días una situación similar acerca de la paralización de la construcción de la sede de Bariloche. Según comentó a Radio Seis, la obra del pabellón 1 tiene un avance del 23 por ciento y está frenada desde 2015. "El proyecto está terminado para llamar a licitación, y aún no fue autorizado", aseguró. 

"No sólo es una cuestión de la UNRN, está paralizada la inversión en infraestructura universitaria"

Además, hay un segundo edificio planeado de 3.000 m2 de superficie que ya se licitó y preadjudicó a una empresa rosarina que construyó el aeropuerto y edificios de la Universidad Nacional de Rosario. En este caso, el proceso se frenó en la no objeción que tiene que ratificar Nación para adjudicar y que se inicie la obra.

"Hasta ahora no tenemos respuesta. Es una cuestión no sólo con la UNRN, está paralizada la inversión en infraestructura universitaria, pero tenemos esperanza que con la aprobación del presupuesto 2018 se destrabe", aseguró Del Bello.

En Bariloche, la UNRN funciona en 18 edificios, 11 alquilados y 7 de colegios secundarios. La construcción de una sede propia es una necesidad imperiosa para toda la comunidad educativa.