La ex presidenta y actual senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner afirmó que la avanzada protagonizada por el juez Claudio Bonadío contra su persona y otros funcionarios del kirchnerismo son parte de un "intento de disciplinamiento" a la oposición y puntualmente contra ella.

"Me quieren callada", disparó esta tarde en una conferencia realizada en la Cámara de Diputados, junto a legisladores de Unidad Ciudadana, donde se refirió al procesamiento con prisión preventiva y pedido de desafuero resuelto por el magistrado en relación a la causa por presunto encubrimiento de sospechosos iraníes por el atentado a la AMIA.

Además, Bonadio efectivizó en la mañana del jueves la detención de Carlos Zannini, Luis D`Elía, Fernando Esteche y Jorge Khali. Asimismo, dispuso el arresto domiciliario de Héctor Timerman.

"Quiero agradecer a los partidos de izquierda y a su representación parlamentaria. También a los partidos que no pertenecen  el justicialismo y que mostraron su solidaridad", comenzó Cristina.

"Hoy hemos conocido el procesamiento por traición a la patria y encubrimiento, por la firma del memorándum con Irán. Se trata de un acto de política exterior no judiciable que además mereció el tratamiento y la aprobación del parlamento argentino. Se basa en hechos que nunca se produjeron, hechos que nunca tuvieron lugar y que no existieron", aseguró.  

"Es una causa inventada sobre hechos que no existieron. Todo esto que está sucediendo es un despropósito, un verdadero exceso", expresó.

"Busca provocar daño personal y político a los opositores, a sus trayectorias, a sus ideas. No tienen nada que ver con la Justicia ni con la democracia. No hay causa, no hay delito. No hay motivo", agregó.

"Se juzgó y no hay causa. Bonadio lo sabe, el Gobierno lo sabe, el Presidente de la Nación también lo sabe", sentenció Cristina.

Cristina basó sus dichos sobre todo en dos puntos "que demuestran cómo se arma una causa en la Argentina". En ese sentido dijo que "Bonadio sostiene que los dos atentados terroristas, el de la embajada y el de la AMIA son actos de guerra, no son atentados terroristas, porque es la única manera que encontró en su mundo jurídico -muy particular- para poder traer de los pelos la figura de traición a la patria. Solamente puede producirse con motivo de que nuestro país esté en guerra. Entonces asimila los dos atentados terroristas a una cuestión de guerra".

"Lo que hacen ellos es armar escenas. Le adjudica al Robert Noble estas cuestiones que violan el estado de derecho y la democracia. Desde el punto de vista político, estas medidas degradan aún más a la Justicia Argentina", aseguró.

"El presidente Macri es responsable de una organización para perseguir a la oposición".

"Se juzgó y no hay causa. Bonadio lo sabe, el Gobierno lo sabe, el Presidente de la Nación también lo sabe".

"Esta madrugada, cuando en Río Gallegos se produjo la detención del Doctor Carlos Zannini, ocurrió a eso de las 3 de la madrugada en Río Gallegos. No solamente había cámaras de televisión y fotográficas, sino que era en Río Gallegos a las 2:30 o 3 de la mañana y a esa hora se desató en la red una actividad solamente imputable a los trolls del Gobierno sobre esta cuestión. Es impensable que alguien esté a las 3 de la mañana pensando que algo va a suceder y activar fuertemente la misma. Esto es lo que está sucediendo hoy en la democracia Argentina, y es el manejo de la comunicación que se hace para perseguir y disciplinar a la oposición". "Esta situación política tiene responsables. Mauricio Macri es el director de la orquesta, y en este caso, Bonadio ejecuta la partitura judicial", sentenció.

"Son acciones que sirven para asustar a la población. Intimidar y asustar para disciplinar, en un momento en el cual se está debatiendo en el Congreso de la Nación normas que no solamente van a impactar en el ahora sino en el futuro de los trabajadores, hoy en actividad, pero que mañana van a ser jubilados. Que va a impactar hoy en los jubilados, en su jubilaciones y pensiones. Y que ahora se pretende disminuir, tapar, el hecho de que está fracasando en las políticas económicas del Gobierno", expresó.

"El presidente Macri es responsable de una organización para perseguir a la oposición".

"Es inocultable que diciembre viene con tarifazos en aumentos de luz y de gas, insostenible para muchos hogares. Los precios en los supermercados, la reforma previsional, la inflación que los propios economistas que sostienen al gobierno afirman que será un récord, y que marcará una importante inflexión en esto que estamos viviendo y sufriendo gran parte de los argentinos. Esto es intimidar, asustar, tapar y provocar".

"Esto es una maniobra clara de provocación. Quieren provocar una reacción política que tal vez pudiera ser utilizada para reafirmar ese relato político de construcción de enemigos internos y cosas peligrosas para los argentinos. No quieren que nuestra voz esté en el senado. Esto no es un razonamiento caprichoso ni autorreferencial, pero es indisimulable que, hoy es jueves, y el próximo lunes, nosotros teníamos que comenzar nuestra tarea como legisladores. No quieren que denunciemos cómo destruyen las conquistas del pueblo y de los trabajadores".

"Esto es una maniobra clara de provocación. Quieren provocar una reacción política que tal vez pudiera ser utilizada para reafirmar ese relato político de construcción de enemigos internos y cosas peligrosas para los argentinos".

"No nos vamos a callar, no nos vamos a asustar, no nos van a disciplinar frente al ajuste y el saqueo, y tampoco nos vamos a dejar provocar. Vamos a defender en el senado, en el congreso y en todas partes a los millones de argentinos y argentinas que están siendo castigados por un brutal ajuste económico".

"Quiero hacer un llamado a la reacción serena, y responder por la vía política este increíble desvarío judicial. No recuerdo algo así en ninguna fecha de nuestra etapa democrática. Nos acusan de traición a la patria sin fundamento, y que además es un insulto a la inteligencia de los argentinos".

"Hasta les molestaba que dijéramos la palabra Patria, y que nos identificáramos diciendo que "el otro es la patria". Estoy convencida de que es un insulto a la inteligencia de los argentinos. Saben que no hay traición porque en definitiva la única traición es no respetar la Constitución".

"No nos vamos a callar, no nos vamos a asustar, no nos van a disciplinar frente al ajuste y el saqueo, y tampoco nos vamos a dejar provocar".

"Quiero decirle al Gobierno y al presidente Macri que la campaña electoral terminó en octubre y que Argentina necesita soluciones y respuestas a los problemas que tienen hoy millones de argentinos. Que los jubilados necesitan saber que sus haberes no van a ser disminuidos; que los trabajadores necesitan saber que sus fuentes de trabajo van a ser defendidas y no precarizadas; necesitan saber que sus hijos van a poder concurrir a la universidad y tener un futuro y una esperanza. De eso se trata gobernar. Y decirles una vez más que la campaña ha terminado y que es hora de que se den cuenta".

En referencia a la posible reacción del bloque justicialista en el Senado, Cristina dijo que "voy a solicitar a todos los compañeros y compañeras que integran el peronismo, y también a los que no forman parte de él pero creen que la variable de ajuste no pueden ser los trabajadores y los jubilados, que se pronuncien, más que defendiendo a una senadora, que defiendan la necesidad de custodiar los derechos de jubilados, trabajadores y las grandes mayorías nacionales. Todo lo demás es una cuestión menor".

Con respecto a ciertas conversaciones entre Luis Delia y Yussuf Khalil a las que hace referencia Bonadio en la causa, Cristina aseguró que desconoce "qué tipos de conversaciones tienen las personas, porque nunca me he especializado en escuchar conversaciones telefónicas, eso lo hacen otros", en referencia clara a Mauricio Macri.