Un palestino de 54 años, identificado como Maher Atalla, murió por la noche en un ataque aéreo de Israel contra la Franja de Gaza. El bombardeo fue lanzado como respuesta a unos cohetes que cayeron en el sur israelí, que no causaron víctimas ni daños.

Otro palestino había sido asesinado horas antes, acribillado por fuerzas israelíes, mientras protestaba contra Estados Unidos, por reconocer a Jerusalén como capital israelí.
 
En otros casos similares, durante las últimas horas, fuerzas del Estado de Israel asesinaron a dos manifestantes palestinos e hirieron a un centenar durante el segundo día de protestas en Jerusalén tras la mencionada decisión de Donald Trump. 
 
El jeque Hasan Yousef, líder del movimiento islamista Hamás en Cisjordania, aseguró a la prensa que “el Viernes de la Ira es una respuesta a Trump. Marchamos para frenar cualquier violación de la ocupación contra nuestro pueblo y nuestros lugares sagrados”.