Nueva York entró en pánico este lunes. Una explosión en el subsuelo de la estación central de micros Port Authority, a pocos metros del Times Square, causó temor entre la población en plena hora pico.

Rápidamente, la policía de Nueva York se dispuso a investigar el hecho, ocurrido en la calle 42 y la Octava Avenida, y detuvo a un hombre sospechoso de 27 años, que quedó herido tras detonar una bomba de fabricación casera. Según medios estadounidenses, llevaba consigo un segundo artefacto explosivo.

Acerca de los daños que causó el ataque, los bomberos de Nueva York confirmaron "cuatro personas con heridas que no amenazan su vida".

"Seamos claros: fue un intento de ataque terrorista. Gracias a Dios, el perpetrador no logró sus objetivos finales. Nuestros primeros intervinientes estuvieron allí rápidamente y las únicas lesiones que conocemos ahora son menores", consideró el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en conferencia de prensa, y agregó que no se reportaron otros incidentes en la ciudad. 

En un primer momento, se evacuaron las líneas de subterráneo A, C y E dado que la explosión tuvo lugar bajo tierra en un concurrido centro de trasbordo para pasajeros de micros y subte en la terminal de colectivos Port Authority, una de las más grandes del país con una afluencia de 230.000 pasajeros diarios.