La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, dijo que "la misión nuestra estará cumplida cuando aparezcan todos los nietos".

 
“No hay democracia con represión, con pobreza, persecución. Mientras existan miles de personas que tenemos que buscar en los cementerios o tirar flores al río o niños que crecen sin saber quiénes son, porque todavía están apropiados por la historia mentirosa", aseguró. 

"Falta mucho. Falta que todos tengan trabajo, casa, salud, escuela pública y gratuita, como la Universidad que es lo mejor que tenemos”, dijo Estela.
 
Hizo estas declaraciones al asistir a la inauguración d eun mural conmemoreativo con rostro en la ciudad de La Plata. La inmensa pintura de 8 metros de altura por 8 metros de ancho, fue realizado por docentes de la carrera de Muralismo y Arte Público Monumental “Ricardo Carpani”, de la Facultad de Bellas Artes.
 
La obra se encuentra en una de las paredes del Departamento de Electrotecnia, sobre el corredor de calle 48 entre 115 y 116, de la capital bonaerense.
 
El homenaje se rindió en el marco del 10° aniversario de la reapertura de la carrera de Muralismo, cerrada en marzo de 1976 por la dictadura cívico militar.
 
Carlotto expresó que "estoy tan emocionada, tan llena de cariño por este acto que me ayuda tanto a seguir, porque no fue fácil caminar 40 años. Al principio sin saber qué hacer, con dolor, hasta que tuvimos la idea de juntarnos. Yo era directora de escuela, tenía mi responsabilidad. Pero lo más maravilloso fue juntarnos, darnos las manos".

"Y cada vez que venía una abuela nueva, el recibimiento. Cuando llegué yo me dijeron "que suerte una maestra". Desde entonces no nos podemos separar. Quedamos muy poquitas”.
 
“Aunque podríamos decir "misión cumplida" cuando encontramos al nieto propio, hacemos todo lo contrario. La misión nuestra estará cumplida cuando aparezcan todos los nietos. Hasta que se sepan dónde están los restos de sus padres. No hay mamá que no deje de buscar cuando un hijo no vuelve. A mi hija la recuperé un poquito cuando encontré a mi nieto”, aseguró Estela.
 
El mural se hizo con la técnica de esgrafiado, y se realizó una figura del rostro de Estela con 500 piezas de cerámica más, que representan a nietos que fueron secuestrados durante la última dictadura cívico militar.
 
De ese total, 126 poseen un fondo blanco con figuras de colores que refieren a los nietos recuperados por la asociación que dirige Estela.