Después de la represión brutal del jueves pasado protagonizada por Gendarmería contra los manifestantes que protestaban ante un posible ajuste a las jubilaciones, el Gobierno de Mauricio Macri metió un cambio ante las críticas que levantó el accionar de la fuerza nacional. Esta vez será la Policía Metropolitana la encargada del operativo de "seguridad" en este segundo intento de sanción de la reforma previsional en Diputados. 

Captura de C5N - Imagen de archivo
Captura de C5N - Imagen de archivo

A las 19 del domingo, los uniformados instalaron un vallado perimetral en la zona del Congreso, restringiendo así el paso de vehículos y peatones. Del operativo formarán parte mil efectivos de la fuerza porteña, 400 de ellos estarán distribuidos adentro del cerco a tres cuadras del Parlamento (ver mapa) y tendrán preparado por afuera de las vallas, ocho camionetas para el traslado de detenidos.

El mapa del blindaje policial al Congreso. (Fuente: El Cohete a la Luna)
El mapa del blindaje policial al Congreso. (Fuente: El Cohete a la Luna)

De la partida será también la división canes - con perros de esos que el jueves último atacaron al diputado Leonardo Grosso- camiones hidrantes, grupos de dispersión y de acción motorizada, como los que les tiraron gas pimienta a los manifestantes la semana pasada, según un informe de la Policía de la Ciudad al que accedió Página/12. Además, actuarán  90 oficiales y brigadas de civil.

El comienzo de la sesión está planeado para las 14 si Cambiemos consigue el quórum necesario para comenzar el debate. Mientras, los manifestantes irán llegando desde distintos puntos de la Capital Federal para a las 14.30 reunirse todos en las inmediaciones del Congreso.