Los trabajadores nucleados en la Asociación Bancaria (AB) paran dos horas este jueves en todos los bancos del país en rechazo a la propuesta de un aumento salarial del 9 por ciento para 2018. 

La Bancaria rechazó además el ajuste del Gobierno de Cambiemos en la marcha del lunes 18. (Crédito foto: Facebook Asociación Bancaria Seccional Buenos Aires).
La Bancaria rechazó además el ajuste del Gobierno de Cambiemos en la marcha del lunes 18. (Crédito foto: Facebook Asociación Bancaria Seccional Buenos Aires).

La medida de fuerza consiste en que los bancarios no atenderán al público durante las dos últimas horas de la jornada en la totalidad de las entidades financieras del país. En un comunicado, el gremio solicitó a los usuarios "comprensión" ante "las razones de los trabajadores".

De esta manera, el sector rechaza la "irrisoria propuesta patronal paritaria del 9 por ciento en cuotas para 2018" y exige "un porcentaje de mejora salarial acorde con los precios de los alimentos, los servicios y el dinero", según el texto publicado por el Secretariado General Nacional de la AB. "El intento de las cámaras de avanzar contra los derechos bancarios adquiridos es una provocación", advirtió.
 
"Niegan la habitual compensación anual que se percibe en enero; cuestionan la escala para la compensación del Día del Bancario; pretenden que la actualización automática del salario -acordada en paritarias para el caso de que la inflación supere el 19,5 por ciento, lo que ya ocurrió- es parte del acuerdo para 2018, y ofrecen una miseria que contrasta con la tasa de referencia del Banco Central (BCRA)", puntualizaron los secretarios General y de Prensa de la AB, Sergio Palazzo y Eduardo Berrozpe.

"El gobierno impone un esquema económico-social favorable a los ricos y contrario a los trabajadores y sectores más débiles de la sociedad"

Asimismo, la organización sindical aseguró que continuará luchando en rechazo de "las regresivas reformas previsional, laboral y tributaria", y que exigirá en su caso "su derogación", y se solidarizó con "la lucha de los trabajadores del Banco Provincia de Buenos Aires (Bapro) en defensa de los históricos derechos previsionales".

"El gobierno impone un esquema económico-social favorable a los ricos y contrario a los trabajadores y sectores más débiles de la sociedad. Las regresivas reformas previsional, laboral y tributaria son continuidad del ajuste iniciado en 2015 con la brutal devaluación, los despidos, la apertura de importaciones en perjuicio de la producción local, la pérdida de empleo y poder adquisitivo salarial y los topes paritarios, pero no en cambio a los precios de bienes o servicios imprescindibles para una vida digna", afirmó el sindicato.

Los gremialistas indicaron que parte de ese ajuste es "la liquidación del sistema jubilatorio del Bapro, que esos trabajadores construyeron con aportes muy superiores a los actuales en el sistema nacional, en el que insiste la gobernadora María Eugenia Vidal".