El directorio del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) aprobó hoy la fusión de Telecom con Cablevisión.

De esta manera el mercado pasará formalmente de 4 a 3 grandes empresas: Telefónica, Telecom-Cablevisión y Claro y las más chicas, corren mayores riesgos.

Con la medida de hoy el mercado se presenta más concentrado, lo que genera mayores problemas para las empresas pymes y cooperativas. 

La fusión entre Cablevisión y Telecom deberá ser autorizada por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, y que permitirá la creación de la mayor empresa de telecomunicaciones de América Latina, confirmaron fuentes ligadas a la operación.

La fusión se concretó a través de una ampliación de capital de Telecom Argentina, que se entregó a los accionistas de Cablevisión.

De esta manera, Telecom absorbió a la segunda, en una operación que se concretó tras la aprobación de la asamblea de accionistas de Telecom Argentina.

En junio pasado, los directorios de ambas empresas habían anunciado la intención de fusionarse, en una transacción que permitiría a la empresa brindar servicio de cuadruple play, que incluye telefonía fija, telefonía móvil, televisión paga e internet.

Según estimaciones del mercado, la empresa alcanzaría un valor de alrededor de 11.000 millones de dólares.

La nueva empresa resultante de la fusión deberá desprenderse de un fragmento de 80 megahertz de espectro, ya que de concretarse en estas condiciones superaría el límite de 140 megahertz permitido por la regulación vigente.

Aunque ENACom avaló la operación, aún debe expedirse sobre el caso la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, que depende del Ministerio de Producción.

Con anterioridad a la fusión, un 60% de Cablevisión estaba en manos de Cablevisión Holding, una firma perteneciente a los hijos de Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto, José Aranda y Lucio Rafael Pagliaro que son los accionistas mayoritarios del Grupo Clarín.

Pero la compañía se escindió del Grupo, mientras que el 40% restante estaba en posesión de Fintech, un fondo de inversión controlado por el mexicano David Martínez que, a su vez, posee más del 40% de Telecom.

Para el 2018 una misma compañía podrá ofrecer servicios fijos y móviles, de telecomunicaciones y de radiodifusión.