El juez federal Julián Ercolini procesó al técnico en informática Diego Lagomarsino como partícipe necesario en el caso de la muerte del fiscal especial de la causa AMIA, Alberto Nisman.

Lagomarsino asesoraba a Nisman en temas informáticos. Dijo ser el dueño del arma de la que salió el disparo que mató al fiscal.
 
Ercolini procesó a 4 custodios de Nisman a los que acusó de haber cometido el delito de "incumplimiento de los deberes de funcionario público".
 
El juez le trabó un embargo de 15 millones de pesos, tiene prohibido salir del país y deberá usar una tobillera con GPS.
 
Lagomarsino no podrá irse de su domicilio por más de 24 horas ni más de 10 kilómetros sin autorización del juez. Además deberá comparecer al juzgado cada 15 días.
 
A los cutodios, por su parte, les trabó embargos de 500 mil pesos, les prohibió salir del país y deberán presentarse ante el juzgado federal 10 cada 15 días.