La remarcada y nunca decaida grieta política que atraviesa la Argentina quedó este fin de semana de manifiesto en miles de mesas familiares donde la discusión en torno a la actualidad del país se hizo presente y despertó pasiones que, en algunos casos, desbordaron las previsiones.

"Madre gorila acaba de gritarme desde la mesa que es una falta de educación que me vaya y yo respondí que también me parece una falta de educación que todxs en esa mesa sean pobres y hayan votado Macri. Amo que se haya ido todo a la mierda antes de la mesa dulce", escribió una usuaria de la red Twitter en plena Nochebuena. 

La respuesta a la tuitera @desbasatada no se hizo esperar y esa misma noche del 24 de diciembre ejércitos de seguidores de Cambiemos (y no pocos trolls) atacaron a la rebelde a fuerza de agresión y mucho antikirchnerismo pasional.