“Qué la inocencia te valga”, es la frase que los victimarios les dicen cada 28 de diciembre a sus víctimas al revelar la broma, mentira o engaño del que fueron blanco. Pero, ¿qué significa y por qué existe el Día de los Santos Inocentes? 

La historia católica: ¿Mito o verdad?

Año cero para la religión católica. Tras nacer Jesús, hijo de María y de José, los famosos Reyes Magos se pasearon por Jerusalén en busca del “rey de los judíos” que había nacido hacía días. Pero al escuchar esto, el rey Herodes pidió a los tres hombres que cuando lo encontraran, le comunicaran el lugar porque él también quería ir a adorarlo.

Día de los inocentes significado
Día de los inocentes significado

Según relata el evangelio según Mateo –el único de la Biblia que cuenta la historia-, los reyes encontraron al niño, pero “siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino”. Por esos días, también José tuvo una aparición: un ángel le alertó que el rey quería asesinar al pequeño Mesías. Tras ello, junto con María y el niño escapó a Egipto. 

Pero no todos fueron alertados y así fue como, finalmente, Herodes ordenó ejecutar a la población menor de dos años que viviera en Belén, ciudad situada al sur de Jerusalén, con el fin de eliminar al supuesto "nuevo rey de los judíos". Esa es la historia que el apóstol Mateo contó y que dio origen al denominado Día de los Santos Inocentes.

Las contradicciones del relato

La Iglesia católica recuerda este acontecimiento cada 28 de diciembre, aunque de acuerdo con el evangelio de Mateo, la matanza debió haber sucedido después de la visita de los Reyes Magos a Jesús, o sea, luego del 6 de enero. No obstante, la Biblia no posee fechas exactas para ninguno de estos sucesos.

Para el autor del libro "Historia de Judea" y el mayor historiador de la época, Flavio Josefo, Mateo pudo haber extrapolado en su relato la historia de Moisés, con un claro interés: sus escritos estaban dirigidos a judíos conversos de la época. Cabe destacar que el más grande profeta del pueblo hebreo debió ser salvado de una masacre de niños cuando un faraón mandó matar a todos los hijos varones de esclavos israelitas. 

Las bromas "inocentes"

Como muchas otras fechas religiosas, las personas se apropiaron del Día de los Inocentes y dieron origen a una costumbre pagana: hacer bromas, chistes, engaños y patrañas de todo tipo para destacar la credulidad de sus victimarios.

Es así como en España y Latinoamérica cada 28 de diciembre la tradición manda a hacer chascarrillos, de mayor o menor calibre. Por ejemplo, es muy común ver en los medios de comunicación noticias con contenido falso pero verosímil o notas con información que roza la fantasía de Disney. En estos casos, el texto se suele rematar con la famosa moraleja: "Que la inocencia te valga".