El presidente Mauricio Macri arrancó el 2018 con un discurso de austeridad. Al dejar inauguradas las obras de ampliación del Parque Eólico Rawson, en la provincia de Chubut, en una pausa en sus vacaciones de verano en Villa La Angostura, llamó a "vivir con los recursos que tenemos" y lanzó: "No queremos seguir tomando deuda y obligar a que nuestros hijos la paguen".

Además, se dirigió a las provincias e instó a los mandatarios a "administrar sus recursos porque son sus ingresos".

Recordemos que hasta junio pasado, el constante endeudamiento de la gestión macrista había alcanzado los u$s307.295 millones, equivalentes al 56% del PIB, unos 20 puntos de la deuda. Estimaciones privadas, creen que a diciembre la ratio deuda-PIB ya es del 60%.

Además, de esta especie de mea culpa por el endeudamiento, Macri destacó que ya se encuentran en marcha "147 proyectos de energía renovables en 18 provincias" de la Argentina, cuyo objetivo es cubrir el 20 por ciento de la matriz energética "lo antes posible" con ese tipo de energía.

"Después de muchos años, estamos creciendo 15 meses en forma ininterrumpida", afirmó el mandatario, quien esta tarde retornará a sus vacaciones hasta el próximo 8 de enero, cuando volverá a la actividad oficial.