El interventor de la Dirección General de Fabricaciones Militares, Luis Riva, reconoció el cierre de la fábrica de explosivos Fanazul. De este modo quedan en la calle 219  trabajadores que estaban contratados. En ese sentido, los trabajadores reaccionaron desde el 29 de diciembre con protestas y cortes de ruta en medio de mentiras oficiales.

Según consigna una nota de Revista Cítrica, el delegado de ATE en la fábrica, Omar Menchaca, denunció que el intendente de Azul, Hernán Bertellys, visitó lel establecimiento y les dijo: "Quédense tranquilos, muchachos, porque yo sé cómo es este gobierno".

"Y dijo que era un gobierno que no quería nada que sea del Estado. Pero que él iba a pelear codo a codo con nosotros", explicó. Sin embargo de inmediato aclaró que "un día vino la primera visita que hizo la gobernadora Vidal, y en ese acto anuncia con bombos y platillos que él se pasa del FPV para el partido de Cambiemos".

"Después vino Macri a Azul",  detalla, "y ahí nosotros pusimos unos pasacalles por el "No a los despidos de los trabajadores de Fanazul", y al otro día los pasacalles no estaban más. Fue el "peronista" Bertellys el que los mandó a sacar", denunció.

Crédito: Twitter @LucianaAConti
Crédito: Twitter @LucianaAConti



EN medio de un clima caliente, Riva dijo que el cierre de la fábrica ubicada a 30 kilómetros de la ciudad bonaerense de Azul se tomóluego de evaluar la "viabilidad y fortaleza a la empresa" y que el destino de los empleados que quedaron en la calle “le corresponde a la sociedad azuleña”.



“Entiendo los problemas y dramas personales y familiares, pero nosotros debemos cumplir la responsabilidad como empresa", afirmó a LU32 de Olavarría. También agregó que los 35 empleados de planta permanente que no fueron despedidos se dedicarán a tareas de seguridad de los explosivos y materia prima acumulados.

Sin embargo, Menchaca, explicó que casi todos los empleados del polvorín fueron despedidos y "los que quedan no tienen la capacitación para contener cualquier problema que surja".

Mientras tanto, los trabajadores despedidos realizarán este jueves una movilización por las calles de Azul, un acampe cerca del Municipio y también convocaron a un apagón entre las 21 y 21.30.