El Banco Central redujo este martes la tasa de referencia 75 puntos básicos a 28% y advirtió que será "cauteloso en la adecuación de la política monetaria al nuevo sendero de desinflación".

Si bien los analistas de la city porteña esperaban una baja en la tasa de política monetaria, la primera en más de un año, la disminución fue menor a las cifras de los pronósticos, que apuntaban a un recorte de hasta 200 puntos básicos.

En un comunicado, el Banco Central se refirió a los cambios en las metas del costo de vida y sostuvo: "Si se busca una menor velocidad de desinflación que la planeada originalmente, corresponde un sendero de política monetaria menos contractivo que el que antes se preveía".

El organismo aclaró: "Esa moderación en el sesgo contractivo sólo podrá sostenerse en el tiempo en la medida en que la evolución de la desinflación sea compatible con la trayectoria buscada".

"Si bien se estima que el IPC de diciembre reflejará el fuerte aumento de precios regulados (en especial, gas y electricidad) y cierta incidencia directa de esos precios en la inflación núcleo, en la visión del Banco Central el proceso de desinflación se ha encarrilado a lo largo del último semestre", resaltó.

La autoridad monetaria señaló que "decidió reducir su tasa de política monetaria, el centro del corredor de pases a 7 días, en 75 puntos básicos, a 28%".

Aseguró, de ese modo, que "será cauteloso en la adecuación de la política monetaria al nuevo sendero de desinflación".

La decisión de bajar la tasa fue tomada durante la primera reunión del Comité de Política Monetaria del año en medio de una plaza local con marcadas expectativas respecto del proceder del organismo, tras los rumores de una presunta interna con el equipo económico del Gobierno.

La determinación puede ser interpretada por el mercado como una señal de confirmación respecto de los criterios del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, quien a fines de 2017 afirmó: "Será necesario mantener altas las tasas de interés de política monetaria por algunos meses más para lograr que la inflación núcleo se ubique cerca al 1% en abril".

Este martes, el Central sostuvo que "la inflación núcleo de los últimos tres meses se ubicó, en términos anualizados, cerca del 18% y los datos de alta frecuencia indican que esta dinámica favorable persistió a lo largo del mes de diciembre y en los primeros días de enero".

"En este contexto, una baja en la tasa de interés de referencia evita que se incremente el sesgo contractivo de la política monetaria", consideró.