Crece la tensión en Liniers entre los manteros y las fuerzas de seguridad en el marco de un desalojo que comenzó en la madrugada del viernes. Cerca de 500 puestos fueron corridos del lugar pero a media mañana los manteros intentan cortar avenida Rivadavia, a la altura de José León Suárez, a metros de la estación del tren. Fueron rodeados por Infantería.

"Estamos a la espera de una reunión con el gobierno, nosotros no queremos una represión ni nada por el estilo, nosotros queremos dialogar", dijo uno de los manteros en declaraciones televisivas.

En diálogo con Infonews, Omar Guaraz, secretario general de Vendedores libres, gremio que incluye a puesteros y manteros, afirmó que "la gente ya no le cree a Rodríguez Larreta, los galpones fracasaron y por eso la gente volvió a la calle".

La Fiscalía de la Ciudad ordenó esta madrugada a la policía porteña el desalojo. Se trata, para el gobierno porteño, del último gran foco de venta ilegal, que se encuentra ubicado en el perímetro de la avenida Rivadavia, Carhúe, Ventura Bosch y colectora de la avenida General Paz.

Captura de YouTube de C5N
Captura de YouTube de C5N

La investigación comenzó hace tiempo por denuncias de vecinos y comerciantes de la zona. El ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad determinó que había 475 manteros, 239 eran puestos de comida y 236 vendedores de calle.

La mayoría de los puestos vendía bijouterie,  frutas y verduras, comida elaborada e indumentaria.