El Sindicato Único de Trabajadores de la Educación bonaerenses (Suteba), la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y a Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba) rechazaron la posibilidad de que el gobierno busque cerrar un aumento salarial del 15% y sin "cláusula gatillo" de ajuste por inflación.

Los gremios esperan que el gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal los convoque. "La última reunión fue el 31 de noviembre y desde entonces sólo hubo reuniones técnicas en las que no llegamos a ningún acuerdo".

La gobernadora provocó un malestar entre los gremios ya que la Dirección General de Escuelas ofrece desde su web la desafiliación masiva de trabajadores a los sindicatos.

El 50% del salario docente se paga en negro

Roberto Baradel, de Suteba, recordó que en el mes de noviembre el gobierno bonaerense "dijo que estaban de acuerdo con mantener la cláusula gatillo".

El dirigente gremial opinó que "el gobierno nacional quiere producir baja de salarios" y añadió que ellos proyectan "una inflación del 23,3%, con lo cual si ofrecen un 15 serían 8 puntos menos".

"Todos estos años los gremios acertamos bastante en cuanto a la proyección de inflación. Además, aún resta ver cómo es el impacto de los aumentos de las tarifas en los salarios en enero y febrero. El gobierno establece parámetros a la baja para discutir menor pauta salarial", dijo.

Al respecto, Mirta Petrocini, de la FEB, también coincidió en que "el 15% de un posible aumento salarial se va rechazar de plano".

"El problema no es la cláusula, sino el 'gatillo', ya que demuestra que tienen serias dudas de cumplir con las metas inflacionarias. Si no fuera así, ¿Por qué no dejarla para garantizar que ningún trabajador vaya a perder en esta negociación salarial?", se preguntó.

La titular de la FEB dijo que "no es posible cerrar una paritaria con metas no creíbles o recalculadas. En este contexto de constantes aumentos de bienes y servicios, es necesario que el gobierno repiense una propuesta salarial acorde a la inflación de la calle".

Por su lado, Miguel Díaz, de Udocba, dijo que "lo que pretende el gobierno es lisa y llanamente una rebaja salarial" ya que "todos -funcionarios y trabajadores- sabemos que la inflación no se puede parar" y evaluó que "no firmaremos una baja salarial, el Gobierno tendrá que ir por decreto".

"Queremos aumento salarial para no estar debajo de la línea de pobreza, blanqueo salarial porque no se puede seguir pagando el 50% del salario en negro, y cláusula gatillo para empatarle a la inflación y no perder", finalizó.