ARA San Juan: el Gobierno se prepara para cuando Rusia abandone la búsqueda
ARA San Juan: el Gobierno se prepara para cuando Rusia abandone la búsqueda

A dos meses de la desaparición del submarino ARA San Juan aún no hay pistas sobre su ubicación, lo que dispara entre los familiares de los tripulantes, y entre buena parte de la población, interrogantes sobre la zona en que se ha desarrollado la inédita operación de búsqueda multinacional, la eficacia de los equipos utilizados y cómo encararía Argentina las tareas de rastreo si cesara la ayuda extranjera.

Al día de hoy, Rusia es el único país extranjero que aún colabora en la búsqueda que se desarrolla en un área de 4.000 kilómetros cuadrados. El temoir por parte de los familiares es que la nación comandada por Vladimir Putin abandone la búsqueda.

El submarino diésel eléctrico clase TR-1700 de fabricación alemana y en operaciones desde los años 80 desapareció el 15 de noviembre cuando navegaba desde Ushuaia, en el extremo sur del país, hacia su base en Mar del Plata.

En tanto, el vocero de la Armada, Enrique Balbi, afirmó a The Associated Press que el gobierno ruso no determinó una fecha para finalizar su participación aunque ante la posibilidad de que ello ocurra, la Armada y el Ministerio de Defensa evalúan alternativas para conseguir equipamiento que permita seguir con las tareas de localización.

Hasta el momento se pidieron presupuestos a cinco empresas distintas.

Según Balbi, la Armada cuenta con buques que pueden hacer barridos de fondo en busca de objetos mediante el uso de ecosondas multihaz, por ejemplo. Sin embargo, aclaró que no se cuenta con tecnología para inspeccionar de manera visual con un sumergible. “El Estado tiene que conseguir el vehículo sumergible de inspección ROV, que llega a bastante profundidad”, indicó.

Esto es justamente lo que Rusia aporta: dos ROV, uno de los cuales está en el buque oceanográfico ruso Yantar y alcanza seis mil metros de profundidad, mientras que el otro, con alcance de mil metros, está en el buque argentino Islas Malvinas, tal como remarca la agencia AP.

El Islas Malvinas estuvo en Ushuaia unos días para realizar tareas logísticas y ya ha emprendido el regreso al área de búsqueda, a donde llegaría este miércoles.

A través de una carta emitida hace unos días, familiares y amigos de la tripulación solicitaron al presidente ruso Vladimir Putin que los siga apoyando “en esta búsqueda hasta el final”.

Algunos de ellos se concentraron el lunes ante la embajada de Rusia en Buenos Aires para reiterar el pedido. Los manifestantes  portaron banderas argentinas y rusas y estaban a la espera de ser atendidos por miembros de la delegación diplomática.

“Venimos a darle las gracias a Rusia. Pedimos que siga, que no se retire. Tengo esperanza y fe que estén flotando por allí”, dijo a la AP Antonio Niz, padre de Luis Niz, uno de los tripulantes.

Los familiares de los submarinistas redoblaron durante la fecha sus reclamos al gobierno para que no cese la búsqueda del sumergible, así como el operativo de rescate de sus seres queridos, que las autoridades dan por fallecidos.