El primer vuelo de la cuestionada aerolínea low cost FlyBondi será este viernes 26 de enero desde Córdoba a Puerto Iguazú. Desde Buenos Aires comenzará a operar a partir del 9 de febrero desde la Base Militar de El Palomar, a pesar del amparo judicial que prohibió el uso comercial de ese aeródromo. 

El atractivo de las low cost es el bajo costo de los pasajes, sin embargo, el traslado hasta los aeropuertos es un agregado importante a la hora de hacer las cuentas. En este punto, la diferencia de FlyBondi con el resto de las líneas aéreas que hacen vuelos de cabotaje se sentirá con las 11 rutas que tocarán Buenos Aires, dado que su base será El Palomar en lugar del aeroparque Jorge Newbery.

Si bien esta localización puede beneficiar a los habitantes de la zona oeste del Conurbano, no le conviene a la gran mayoría de los ciudadanos del área metropolitana que no contarán con tantas alternativas de transporte público como sí ofrece la ubicación de Aeroparque. 

Según averiguó este lunes Infonews, un taxi desde el centro de la Capital Federal hasta El Palomar sale en promedio $500, aunque el precio depende del tránsito que haya al momento del viaje. Esto encarece el valor final del viaje de larga distancia y lo hace comparable con lo que implica moverse hasta el aeropuerto internacional de Ezeiza.
 
Por ejemplo, un sólo tramo entre Buenos Aires y Córdoba cuesta $696. A esa cifra hay que agregarle los $500 hasta El Palomar y los $200 desde el aeropuerto cordobés hasta la capital provincial, lo que suma $700 sólo de transporte terrestre, y eleva a $1396 el valor total del viaje.
 
Algo similar sucede a Mendoza. Un sólo tramo aéreo cotiza $897 y el remis desde el centro de la capital cuyana hasta el aeropuerto internacional Gobernador Francisco Gabrielli, en la localidad de Las Heras, cuesta $160. El viaje total da $1557.
 

 
FlyBondi inició el 11 de enero la comercialización de los pasajes de las primeras 11 rutas que poseé desde El Palomar, a pesar de que los vecinos presentaron un amparo contra la construcción de la terminal y la jueza Martina Forns prohibió las obras hasta que la empresa Aeropuertos Argentina 2000 presente un estudio de impacto ambiental, el cual deberá ser aprobado por el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos. 
 
El Gobierno nacional ya le había concedido a esta compañía la posibilidad de funcionar desde la base militar, pero con la ventaja de que no deberá pagar las tasas aeroportuarias que se aplican en el resto de los aeropuertos porque no es una terminal comercial.
 
Por el caso, el diputado nacional del FPV-PJ Rodolfo Tailhade denunció penalmente a la gestión nacional de Mauricio Macri y a la firma por las presuntas conductas delictivas cometidas en el trámite de autorización para operar como línea aérea y el otorgamiento de rutas aéreas.
 
La presentación se basa en “las maniobras desplegadas por el Gobierno nacional para autorizar a FlyBondi a establecer su base de operaciones aerocomerciales en la Base Militar de El Palomar”, lo que supone “un enorme problema ambiental, sanitario y urbanístico como lo es el emplazamiento de un aeropuerto comercial en una zona densamente poblada, vecino a varias escuelas, y que pone en peligro miles y miles de vidas".