Casi al mismo tiempo en que Mauricio Macri, durante su gira por Rusia y en una entrevista con la cadena RT de ese país, declaraba que "lograremos que no se piense en términos de moneda de otro país", el dólar volvía a marcar récords históricos y le daba un cachetazo al bolsillo de los argentinos, al repercutir en la inflación.

 

 
El dólar llegó a un nuevo máximo histórico al cerrar en un promedio de 19,66 pesos para la venta al público, con lo que superó en 20 centavos al récord anterior alcanzado el 28 de diciembre pasado cuando terminó en 19,46 pesos.
 
Por su parte, el dólar blue o informal trepó hasta 19,92 pesos.
 
Según los especialistas, la suba se debe a la tasa de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que impulsa la salida de fondos que demandan dólares, además de la baja progresiva de tasas por parte del Banco Central y la no liquidación del sector agroexportador.

Por su parte, el Banco Central (BCRA) anunció una baja de 75 puntos básicos de la tasa de política monetaria, que quedó ubicada en el 27,25%, tal como esperaban en el mercado.
 
"Hay muchos que reclaman tener un dólar mucho más alto del que tenemos hoy, pero a la cotización la fija el mercado. Lo que espero es que a medida que avancemos en bajar la inflación los argentinos tal vez logremos que piensen en su moneda, que no piensen en la moneda de otro país", dijo Macri en Rusia.
 
Sin embargo, la actualidad no acompaña los dichos del Presidente, al igual que la política económica del equipo conducido por Dujovne y Sturzenegger.
 
Los bancos ICBC y Galicia hicieron que el dólar trepara hasta 19,70 pesos en sus pizarras.