Foto: @Los44AraSJ
Foto: @Los44AraSJ

Las declamaciones del gobierno nacional en cuanto al respeto que le merecen los 44 tripulantes del ARA San Juan y su condición de hérores se terminan cuando llega el turno de tratar con sus familiares.

Esta vez, después de mucho reclamar, y ante la negativa de un encuentro con el presidente Macri, los familiares consiguieron que el ministro de Defensa, Oscar Aguad, se reuniera con ellos.

Sin embargo, denunciaron que el funcionario impuso condiciones vergonzosas, en virtud de quién sabe qué precauciones. Lo cierto es que Aguad no permitió que todos los familiares presentes paraticiparan de la reunión, sino que limitó la participación a una sola persona por tripulante. De esta manera, varios padres, madres, hermanos, hermanas, hijos e hijas, en total otras 20 personas, debieron quedarse afuera y conformarse con tener un "representante" en el encuentro con el ministro.

Por otra parte, el titular de la cartera de Defensa también prohibió que quienes ingresaran a la reunión llevaran sus teléfonos celulares, una exigencia totalmente excepcional para reuniones entre ciudadanos y funcionarios. Sobre todo en este caso, teniendo en cuenta que quien debe explicaciones es el Gobierno, no los familiares.

Estas imposiciones de Aguad se inscriben en el destrato que reciben día a día los familiares de los tripulantes del ARA San Juan, que desapareció el 15 de noviembre.