El submarino ARA San Juan está desaparecido desde el 15 de noviembre de 2015. Los familiares de la tripulación le están pidiendo a la jueza que cabie la carátula de la causa a "desaparición de persona" para que los órganos de justicia internacionales puedan actuar en el caso del siniestro naval más trágico de la historia argentina fuera de un conflicto bélico.

 
Luis Tagliapietra, padre del teniente de corbeta Alejandro Tagliapietra y abogado querellante en la causadijo que existe "cierta reticencia de la Armada a colaborar".
 

foto: Armada Argentina
foto: Armada Argentina

 
"Por un lado, el 23 de noviembre Marcos Peña levantó el secreto de Estado, pero la Armada envía información a cuentagotas. De ahí que se resolvieran los allanamientos que se realizaron el viernes, para hacernos con documentación", indicó a Télam Radio.
 
Dijo que "si hubiera una decisión política" de decir "toda la verdad y hacer las cosas como corresponden, esto no haría falta".
 
Ayer, en el marco de la causa a cargo de la jueza Marta Yáñez, declararon dos tripulantes que que se bajaron del submarino en Ushuaia: Humberto Vilte y Juan Gabriel Viana.
 
"Viana mencionó que tuvieron un problema en los sensores de la válvula de cierre del snorkel", dijo Tagliapietra.
  
"Tuvieron muy buena voluntad. Si bien en algunas preguntas se notó que estaban aleccionados, no fue lo importante. Lo importante fueron los detalles del último viaje y de otros viajes", afirmó Tagliapietra.
 
"El poder político se llena la boca tratándolos de héroes, pero no hace lo suficiente para buscarlos y para rescatarlos. Es solamente marketing", dijo, en referencia al gobierno nacional.