Cambiemos a nivel nacional y provincial eligió el verano para comunicar recortes de presupuesto en el llamado “gasto público”. El programa Envión, perteneciente al Ministerio de Desarrollo Social bonaerense, destinado a chicos de entre 12 a 21 años en situación de vulnerabilidad social, parece ser parte de ese plan de ajuste generalizado. Talleristas de distintas ciudades denunciaron que la administración provincial no les renovó los contratos. 

Foto: Facebook Nico Rodante.
Foto: Facebook Nico Rodante.

"Impulsar la integración social, el sentido de pertenencia y la construcción de la propia identidad de jóvenes en situación de vulnerabilidad a través de la participación en actividades artísticas, expresivas y deportivas” es uno de los objetivos del programa, según consigna el sitio web oficial de la cartera liderada por Santiago Medrano. Pero a la hora de achicar al Estado, las oportunidades para muchos desaparecen.

"Teníamos un grupo de veinte chicos en una situación muy triste, y Provincia tomó la decisión de dar de baja la sede Lincoln”, aseguró Ramón Parera, secretario de Gobierno de esa ciudad del noroeste de Buenos Aires, hoy conducida por un hombre de la alianza Cambiemos, Salvador Serenal. "Nos pidieron que recortemos el gasto público y no hubo manera de que nos firmen el convenio", admitió.

Foto Facebook: Hay Equipo: Envión Baía Blanca
Foto Facebook: Hay Equipo: Envión Baía Blanca

En el caso de Bahía Blanca, seis trabajadores fueron despedidos el 1 de diciembre, aunque el municipio plantea que es sólo por el verano. Allí el programa se desarrollaba en los barrios Stella Maris, Cabré More y Nueve de Noviembre.

Ante esto, profesionales del Conicet que desde el 2015 realizan trabajos de investigación en esos territorios manifestaron en un escrito su “profunda preocupación por la situación que atraviesa el Programa Envión”. En el texto, señalaron que “el análisis de datos cuantitativos y cualitativos" revela que las "condiciones socioeconómicas precarias limitan las oportunidades educativas de los niños y adolescentes de estas comunidades” y en ese marco, es "imperiosa la necesidad de priorizar presupuestariamente políticas públicas orientadas a mejorar las oportunidades, tales como el Programa Envión”.

La nota de opinión "Acompañar y empoderar a los jóvenes" que publicó el lunes pasado el diario La Nación cuenta que algunos miembros del Concejo Deliberante del municipio de Pilar también denunciaron recortes presupuestarios en el Programa Envión y cuestionaron la transferencia de responsabilidades del Estado a Organizaciones No Gubernamentales (ONG) tales como Asociación Conciencia, Cimientos e Integrar, entre otras.

Una experiencia valiosa para la que "no dan los costos"

Nico Rodante se define como un “trabajador del arte”. En la ciudad bonaerense de Bragado lo conocen todos por su larga trayectoria en el ambiente musical. El que habló alguna vez con él, sabe que “la música nos une” es el leitmotiv de su vida.

Con esa impronta creativa y positiva, emprendió hace dos años un taller orientado a adolescentes que se llamó Música Jugando. La idea era "sacar la música que los chicos llevan dentro" a través de la percusión en un ambiente de libertad y sin esquemas, contó en diálogo con Infonews.

En el 2016 lo hizo en el Centro de Actividades Juveniles (CAJ) de la Escuela Nº 8, donde concluyeron con el armado de una murga escolar celebrada con la participación activa de más de veinte chicos. Como la Provincia les pagaba cada seis meses, todos los talleristas optaron por no continuar al año siguiente. Durante 2017, Nicolás brindó la misma propuesta pero esta vez en el marco del Programa Envión en la localidad de O’ Brien, ubicada a 43 kilómetros de la ciudad cabecera del partido bragadense.

Foto: Facebook Nico Rodante.
Foto: Facebook Nico Rodante.

"En estos años sacamos a muchos pibes de la calle. Hicimos que incluso se levantaran antes que nosotros y nos esperaran en la puerta con lluvia, viento, frío o calor. Siempre con una sonrisa y las mismas ganas cada sábado o cada lunes. Logramos que vayan un sábado a la escuela y no se quieran ir. Y en el pueblo de O' Brien muchas chicas dejaron de dormir la siesta para ir a Música Jugando", relató en su cuenta de Facebook. 

Pero esta semana, Nico se transformó en "uno más de los despedidos del verano" al ser rechazado su proyecto para este 2018. "Este año iba a hacer la murga y en la devolución me dicen que es repetitivo y que no dan los costos. Cobraba 3.500 pesos, sin viáticos, y me pagaba el colectivo de ida y me volvía a dedo, no tenía seguro tampoco", explicó sobre el "gran presupuesto" que significaba.

Ante la noticia de su desvinculación del programa, las repercusiones se multiplicaron en las redes sociales. "Nos enseñaste que la música nos sana. Nos ayudaste a sacar eso que tanto guardábamos y cuando lo sacamos fue muy lindo (...) Es muy feo no tener más el taller, pero ya vamos a volver", le escribió una de las alumnas.

Con parecida esperanza, Nico sabe que podrá seguir construyendo desde la música, pero ya no como tallerista, sino desde su rol de cantautor. No obstante, se lamentó: "Los chicos se quedaron sin un espacio que les gustaba, que los hacía pensar y crear. ¿Desarman un espacio por 3.500 pesos? Están haciendo una locura total. Así van por todo, vamos a perder la cultura, lo poco que se había logrado".