“Todos los incrementos se financian con el bolsillo de los usuarios. El gobierno no reflexiona sobre esta realidad, ya que el Estado debe regular el poder del poderoso sobre el débil”, dijo el Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino.

 

 
Lorenzino manifestó oponerse al aumento del valor de los peajes previstos para los accesos norte y oeste de la ciudad de Buenos Aires y aseguró que el Estado "interviene a favor de las empresas y en ningún momento en beneficio de la gente”.
 
La propuesta anunciada por la Dirección Nacional de Vialidad prevé un incremento promedio de la tarifa manual del 13 por ciento para todas las categorías y de 12,6 por ciento en promedio para automóviles. 
 
Lorenzino lo dijo durante una audiencia pública que se realizó en Luján, convocada por la Dirección Nacional de Vialidad (DNV). Consideró que el Estado no es imparcial, en cuanto a regular "a favor de los que menos tienen, porque el poderoso siempre tiene más reaseguros y puede reclamar por otros medios”.
 
“Estamos en presencia de funcionarios con buena fe y capacitados, pero que tienen una mirada contraria a esta idea, lo que provoca que estemos ante un contrato que parece más a favor de las empresas que de la gente”, detalló.
 
El Defensor del Pueblo volvió a cuestionar el sistema de audiencias públicas que “son solamente formalismos, porque acá ya está decidido lo que se va a hacer”.