Un efectivo de la Policía de la Ciudad fue detenido como miembro de una organización narcocriminal que intentó traficar casi 400 kilos de cocaína a Rusia.

 Estaba escondida en valijas diplomáticas. Fueron encontradas en una dependencia de la embajada rusa.
 
Para desbaratar a la banda y arrestar a cinco de los integrantes -dos en CABA y otros tres en Rusia- se implementó una operación de entrega vigilada de harina en lugar de la cocaína.
 

Crédito ministerio de Seguridad
Crédito ministerio de Seguridad

 
La investigación se mantuvo en secreto durante un año. Las valijas fueron puestas por un agregado de negocios, en un aula donde se impartían clases. El dueño de las valijas se estaba mudando nuevamente a Rusia.
 
Enviaba su equipaje mediante vuelos diplomaticos, para mandar de manera camuflada la droga. Este agregado finalmente se fue del país, pero el avión con esas valijas no salió. En ese interín, el embajador Viktor Koronelli encontró estas valijas y se inició la investigacion.
 
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo que uno de los detenidos es un Policía de la Ciudad y que aún hay un prófugo, al que identificó como "Señor K", que se presume está en Alemania y es buscado por Interpol.
 

Crédito ministerio de Seguridad
Crédito ministerio de Seguridad

 
El policía capturado es Iván Blizniouk, de 35 años, quien ingresó a la fuerza en 2013 y se dedicaba a dar capacitaciones para aspirantes a la Policía.El operativo terminó con cuatro personas detenidas, entre ellos el ex contador de la sede diplomática en Buenos Aires, identificado como Alexander Chikalo.
 
El 13 de diciembre de 2016, a raíz de informaciones aportadas por un empleado de la embajada rusa en Argentina, el embajador denunció la existencia de 16 valijas con un contenido sospechoso en una dependencia educativa anexa a la embajada situada en la calle Posadas al 1600.
 
El hallazgo resultó ser 360 paquetes con cocaína, valuados en 50 millones de euros.
 
"Personal de Gendarmería fue a comprar harina al Mercado Central porque nadie tenia esos 389 kilos en algún depósito. Con eso se hacen paquetes exactamente iguales y se dejan antes de las seis de la mañana dentro de este anexo de la embajada tratando de que se vea todo exactamente igual, para lo cual se habían tomado fotografías", explicó la ministra.
 
En cada una de las valijas se colocó un dispositivo de seguimiento, conectado a un centro de monitoreo con sede en Gendarmería, que durante 24 horas vigilaba los movimientos.
 

Crédito ministerio de Seguridad
Crédito ministerio de Seguridad

 
"A partir de ahí se arma un equipo de trabajo con la Embajada de Rusia, el ministerio del Interior de Rusia y el servicio Federal de la Policía rusa para analizar y ver cómo intentarían sacar el cargamento del país, presumiblemente por la vía diplomática", añadió.
 
La funcionaria dijo que hubo "varios intentos", algunos de los cuales fueron frustrados, de llevar la droga -que para ese momento ya era harina- a Rusia, hasta que casi un año después, el 9 de diciembre último, partió como equipaje diplomático a bordo de un avión del servicio de seguridad ruso.
 
Una vez llegado el falso cargamento a Moscú fueron detenidas allí tres personas, entre ellas una, que fue el funcionario de la embajada rusa en Argentina.
 
El mencionado policía fue detenido en Ezeiza y hubo otra captura, en el barrio de Coghlan. Ambos individuos serán indagados mañana por el juez Julián Ercolini.