foto: Rolando Andrade
foto: Rolando Andrade

Por segundo día consecutivo las trabajadoras del Canal de la Ciudad junto a diez exempleadas de la Secretaria de Integración Social y Urbana se manifestaron pacíficamente en el Ministerio de Hacienda del gobierno porteño para pedir explicaciones y respuestas a los responsables por los despidos injustificados. 

Una escena que se repite es el encuentro casual de trabajadores de diferentes áreas del estado bajo el mismo reclamo. En enero fue en la ruta 3 en Ezeiza, sucede ahora en el centro porteño sobre la av Rivadavia. Asimismo, los 250 obreros de Fan Azul, la Fábrica de explosivos Militares ubicada en la localidad de Azul, provincia de Buenos Aires resistieron al cierre con fondos de huelga, puebladas, acampes, reuniones y marchas al Ministerio de Modernización y se encontraron casualmente con otros trabajadores estatales (ATE) del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

En la ruta, en Ezeiza, al igual que en las oficinas de la ciudad donde "en todo estas vos" pero paradójicamente nadie te atiende bajo el mismo pedido “reincorporación ya de todos los despedidos”.

Semanas atrás, Omar Menchaca trabajador de Fan Azul y delegado de ATE en el fervor de la lucha, con tristeza pero fuerza narró el dolor que le causaba ver cómo se repetía la misma historia que la de los momentos más crueles de la Argentina. Fan Azul era la histórica fábrica de polvos y explosivos del estado, desde el gobierno dijeron que daba pérdida pero los trabajadores desmintieron que la empresa fuera deficitaria Y entre todos no pudimos, porque luego de varias semanas de resistencia de los obreros, acompañados masivamente por el pueblo, el gobierno de María Eugenía Vidal determinó el cierre definitivo de la Fábrica de Explosivos Militares.

foto: Rolando Andrade
foto: Rolando Andrade

Ellos pueden coincidir en la ruta 3 -en Ezeiza- o confluir casualmente en el Ministerio de Hacienda del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aire; allí las trabajadoras se encontraron reclamando al gobierno de Horacio Rodriguez Larreta por los despidos en el canal de la Ciudad y la Secretaría de Interacción Urbana.

Al no recibir respuestas más que el intento de desalojo esta tarde se realizó en las puertas del organismo ubicado en Av. Rivadavía 524 el Festival Larreta Despide. Una de las delegadas de ATE y ex trabajadora del Canal de La Ciudad contó que la medida conjunta entre las mujeres de la Secretaría de Urbanización - que tiene o tenía trabajos en la Villa 31- y de los/as comunicadores del Canal de la Ciudad ya despedidos se realizó como consecuencia de los reiterados intentos de encuentro de negociaciones con funcionarios del gobierno que incumplieron lo prometido. “No queremos que se diluya como tantos otros conflictos que pasaron en la ciudad por eso resistimos y generamos mecanismos que nos ayudan a transitar este tiempo”, dijo en Feria Franca Mariana Giordano trabajadora del Canal de la Ciudad.

En las oficinas porteñas las remeras piden por Paz, Pan y Trabajo, las banderas indican que son trabajadores del estado y exigen “ni una trabajadora menos”, las gorras de ellas afirman que si no hay trabajadoras no hay urbanización. “Este es un gobierno que dice que apoya el Paro Internacional de las Mujeres pero lo encontras despidiendo a 10 mujeres de una de sus secretaría”, expresó Giordano. 

Tanto los trabajadores que confluyen en las rutas como los que se conocen reclamando en oficinas de la ciudad afirman que no existen motivos que justifiquen las medidas llevadas a cabo pero todos quedan  sin trabajo. El grito ya sea en la ruta o en las oficinas exige la reincorporación de trabajadores del estado ya! 

En ese mismo marco, Ezequiel Díaz, uno de los delegados de la Junta Interna del Canal de la Ciudad denunció que por la tarde  dejaron de permitirles el paso de agua y comida a los trabajadores que realizan la ocupación pacífica en el ministerio porteño.

En últimas horas de la noche los trabajadores ya no  podían recibir ni agua ni comida,  tampoco les permiten dialogar con sus compañeros ya que los divide un cerco policial. El delegado denunció que el lugar se encuentra rodeado por policía tanto adentro como fuera y  que Juan Pablo Sassano, Sub Secretario de Seguridad Ciudadana  fue el único funcionario que se acerco al lugar y les dijo a los trabajadores que les armaran causas penales si no salían del lugar.