Los presidentes
Los presidentes

Monje negro del presidente Mauricio Macri, Daniel Angelici es uno de los hombres más poderosos del país. Desde su trono en el Club Atlético Boca Juniors, el también empresario del juego maneja no solo millones de dólares en torno a futbolistas, máquinas tragamonedas y caballos de carrera, sino también parte de la oscura maraña del Poder Judicial.

Con esa acumulación de poder en sus manos, su agenda y sus bolsillos, Angelici fue una de las claves de la abrupta salida de Alberto Abad de la AFIP.

Se dijo oficialmente que el hombre que hasta fin de este mes maneja la agencia recaudadora nacional renunció por su propia voluntad para "retirarse de la función pública". Sin embargo, fuentes oficiales que prefieren el anonimato aseveran que Abad fue expulsado luego de largas conversaciones telefónicas y mensajes de texto entre el actual titular de los xeneizes y su más famoso expresidente.

En las últimas semanas Abad movió algunas piezas en la AFIP y Angelici no se lo perdonó.

Alberto Abad
Alberto Abad

En diciembre último el "operador de Macri en la Justicia", como lo definió Elisa Carrió, fue beneficiado con un fallo judicial que eximió a sus bingos de pagar el aumento del impuesto a las ganancias. Esa medida le ahorró a Angelici un mínimo de 14 millones de pesos al año. Pocos días después, antes de que comenzara la feria judicial, la AFIP apeló el fallo ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo e incluyó duras críticas al fallo del juez Enrique Lavié Pico.

"Es innegable la existencia de grandes negociados de quienes explotan y administran los juegos de azar y el perjuicio que esa actividad ocasiona a millones de personas que se encuentran afectadas por la adicción al juego. Resulta de público conocimiento que la actividad concerniente a los juegos de azar es un negocio que maneja gran cantidad de dinero para beneficio de unos pocos en detrimento de muchos, especialmente de los más necesitados", señaló la AFIP a través de sus abogados, en un texto que encolerizó a Angelici, quien le hizo saber su disgusto a su amigo Mauricio.

No pasó mucho hasta que Abad dio otro golpe de gracia al humor del millonario dirigente "bostero". Hace unas pocas semanas, Sergio Maguiiña, pareja de la hermana de Angelici, fue separado de su cargo de director de Fiscalización y Operativa Aduanera de la Dirección de Informática Estratégica la AFIP por dos motivos contundentes: su nombre da vueltas en el escándalo por la venta de secretos fiscales dentro de la agencia tributaria y, lo que fue más resonante, amenazó de muerte al funcionario de Auditoría Interna Néstor Sosa, que fue quien llevó adelante la investigación por tráfico de información.