Macri, asamblea Legislativa
Macri, asamblea Legislativa

El discurso de Macri en la apertura de las sesiones en el Congreso muestra la crisis del gobierno. Abusó en la repetición de la palabra “entusiasmo” que contrastó con un recinto “desmotivado”, para no hablar del humor social de la calle, de los estadios de futbol, o de las luchas contra los despidos. Intentó, sin éxito, un discurso para reubicarse en la nueva situación política que cambió con las jornadas de protestas de diciembre.

Macri utilizó al reducido grupo de economistas ultraliberales como Espert o Melconian, que lo corren por derecha, para disfrazarse de moderado. A “los que nos piden un shock de ajuste” les dijo que “vinimos a terminar con la pobreza”. Pero es una forma de maniobrar ante el malestar popular que lo obliga a re-calcular el discurso y bajar las ambiciones. 

El macrismo había dicho en la apertura de sesiones del año anterior que el éxito o no de su gestión debía medirse por el objetivo de “pobreza cero”. Siguiendo su propio consejo, como mostraron las estadísticas de la UCA, la pobreza pasó del 28% al 31,9 por ciento en dos años de gestión.

En tanto, la Ciudad más rica y con más presupuesto del país, no es la excepción. Rodríguez Larreta, en la apertura de sesiones legislativas en CABA, leyó largamente un tipo de discurso al que nos tiene acostumbrado sobre una ciudad irreal. Habló del “sueño de la integración” en una ciudad crecientemente desigual, con índices de desocupación que llegan al 16% en los barrios de la zona sur, y en la que el 10% vive en 55 villas y asentamientos.

En las inmediaciones de la Legislatura, manifestaron docentes y terciarios que rechazan la miserable propuesta del 12% en cuotas en las paritarias y la disolución de los institutos de formación docente. En forma autista, Larreta volvió a anunciar el proyecto de ley “UniCABA” para crear una universidad de maestros que en realidad se trata de una intervención a los 29 profesorados existentes. 

Así y todo, aún más insólito fue que el Jefe de Gobierno ni mencionó lo que está en boca de todos: el derecho al aborto legal seguro y gratuito. Un despropósito en la ciudad en la que la mayoría de la población apoya este derecho elemental para evitar más muertes en abortos clandestinos. No es nada casual. En CABA rige uno de los protocolos más reaccionarios del país en cuanto a aborto no punible, por ‘obra y gracia’ del veto del propio Mauricio Macri, siendo Jefe de Gobierno, a una ley votada en 2012.

Con Patricio del Corro y mis compañeros de bancada, asistimos a la inauguración de las sesiones con el símbolo de los pañuelos de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, y presentamos como primer proyecto del año una declaración para que la Legislatura de la Ciudad, reclame que el Congreso Nacional trate el proyecto de ley que el movimiento de mujeres hemos defendido en la calle y por el que manifestaremos en el paro internacional de mujeres este 8 de Marzo.

*Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires por el PTS en el Frente de Izquierda. Dirigente de su partido, abogada defensora de los derechos humanos y los trabajadores. Referente del movimiento de mujeres en Argentina.