Gentileza Prensa Presidencia
Gentileza Prensa Presidencia

 

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, reconoció que "en el ámbito de la economía hay dificultades". Pero aseguró que el crecimiento “vino para quedarse” en Argentina, y que no se trata de “un rebote” sino que tiene “bases sólidas” e incluye medidas de largo plazo, con el “objetivo central” de “crear empleo”.

Peña participó en ciclo de conferencias organizado por el Rotary Club de Buenos Aires y en el Foro Estratégico Argentina- Estados Unidos "Argentina en camino a la OCDE: Oportunidades y desafíos" en el museo Malba.

También reclamó que "se les ponga nombres a las propuestas" alternativas. Reconoció este miércoles que "en el ámbito de la economía hay dificultades", pero aseguró que "la Argentina está bien".

Descartó una crisis:  "Vivimos enamorados de las crisis, pero eso no va a pasar"  y destacó que "respetan a los que piensan que vamos lento", aunque sostuvo que el Gobierno no cree "que sea posible ni deseable una velocidad mayor".

Sobre las consecuencias sociales del ajuste dijo que durante la gestión de Cambiemos "se están rompiendo los bolsones del clientelismo y, al mismo tiempo, se cuida a los sectores más vulnerables".

La OCDE, lo tóxico y los fracasos

Peña, abogó por el ingreso de la Argentina a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), al clasusurar el foro que se desarolló en el Museo Malba que contó con gobernadores, jueces, hombres de negocios y académicos.

"Al igual que la presidencia del G-20, nos puede llevar a quebrar el clima tóxico" en el país. Agregó que "el camino de ingreso a la OCDE es una transformación estructural".

Peña resaltó la importancia de "entender que sin integración al mundo no tenemos futuro", y criticó que en el país "hemos seguido discutiendo si seguía (vigente) la promesa de vivir con lo nuestro".

Al respecto, Peña concluyó: "Es natural que haya miedos, porque la Argentina es especialista en acumular fracasos".