Lanzaron un proyecto de ley para que clubes de campo, countries, barrios cerrados, hoteles de cuatro y cinco estrellas, shoppings, hipermercados, cadenas de comidas rápidas y galerías comerciales separen residuos en origen y transportar los considerados reciclables.
 

 
La iniciativa fue impulsada por el diputado Marcelo Daletto de Cambiemos. Los mencionados sitios deberán clasificar los desechos, diferenciados en reciclables y no reciclables.
 
El proyecto establece que los materiales susceptibles de aprovechamiento como cartón, papel, envases larga vida tipo tetrabrick, plásticos, PET, vidrios y metales deberán descartarse en bolsas verdes y los no reciclables en bolsas negras, con el objeto de reducir el volumen en su disposición final.
 
Además, los establecimientos comprendidos en la norma deberán asumir los costos de transporte y tratamiento de la basura que generan.
 
Daletto dijo que "la Ceamse anunció que en cinco años va a colapsar su relleno sanitario y no se podrá enterrar más la basura que genera el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), lo cual acrecienta la necesidad de llevar adelante medidas para disminuir los residuos que se destinan a estos centros de disposición final".