Osvaldo Sala, padre de Nahuel, el chico de 19 años que fue baleado por la Gendarmería el pasado domingo en Lomas de Zamora, aseguró que el joven se encuentra "muy bien", aunque destacó que fue un "milagro que no esté enterrado en un cementerio".

En diálogo con el programa radial Crónica Anunciada, que se emite por FM La Patriada, el padre del chico le envió un mensaje directo a la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y le pidió que "cambie" su política de seguridad: "¿A cuánta gente más va a matar con esta doctrina", arremetió.

En este sentido, Sala sostuvo que el Gobierno nacional "apaña a estos loquitos uniformados que tiran por la espalda" y agregó: "La ministra Bullrich inculca que hoy en día para detener a alguien tenes que matarlo, es ilegal".

El hecho ocurrió el domingo último cuando Nahuel, que circulaba en una moto fue baleado por la espalda por gendarmes que lo persiguieron varias cuadras por haber evitado un control vehicular, cerca del polideportivo ubicado en la Plaza Montiel, en el cruce de la calle Saladillo y Bolonia.

Sobre el hecho, Sala detalló que ya hay tres gendarmes que fueron apartados de su cargo y sostuvo que nadie del Gobierno ni del ministerio de Seguridad se comunicó con la familia del joven para seguir el caso: "Nadie del Gobierno nos dio ninguna explicación, el gendarme está loquito, le pegaron un tiro y lo abandonaron sin atenderlo", contó.

Por último, el hombre pidió que se realicen pericias psicotécnicas sobre los uniformados ya que "tienen que cuidar a la sociedad, no matarla", y agregó que hay gendarmes que "están mal de la cabeza".