Fernando Iglesias
Fernando Iglesias

La Justicia estudia por estos días un informe que tiene como fin establecer de qué manera y a qué costo los partidos políticos usan las redes sociales para influir en el electorado.

Entre los ítems de la auditoría sobre la 2.0, se estableció quienes son los líderes de determinados sectores de, por ejemplo, Twitter. En el caso de Cambiemos, aquellos que usan sus cuentas para trollear y atacar a dirigentes de la opocisión (principalmente kirchnerista), quien se lleva todos los clicks, los seguidores y los vítores es Fernando Iglesias, diputado nacional y a la vez señalado por un informe de Amnesty como parte del grupo de cabecera oficialista a la hora de atacar ejercer como troll.

"Participan activamente o son mencionados de distintas formas en las conversaciones", indica el informe según publicó el diario La Nación. Iglesias es, de esta manera la principal figura cambiemista si de trolleo se trata.

En tanto, entre los tuiteros kirchneristas se sigue con fruición a Roberto Navarro, aunque el periodista no tiene acusaciones de ejercer presión unidireccionada como el legislador oficialista.

La investigación indica que durante la campaña electoral de 2017, se detectaron 1367 trolls contratados por los partidos.

Sin embargo, tanto desde Cambiemos como desde Unidad Ciudadana negaron haber contratado trolls para la campaña. "Nosotros nunca usamos esas cosas. Ya lo aclaramos varias veces. Twitter es un micromundo ínfimo", dijeron desde Casa Rosada, el lugar sospechado como el gran centro coordinador de loa trolls oficialistas al mando de Marcos Peña.

En tanto, desde el kirchnerismo apuntaron: "No son prácticas que pertenezcan a nuestro espacio. Macri se apoderó de las bases de datos de todos para usarla en beneficio personal. Gastan millones en pauta en redes sociales y es de público conocimiento que cada persona que critica al Gobierno es atacada por trolls".

 "Aportes" a Facebook y Google

Uno de los temas principales del uso de las redes sociales en tiempos electorales es el financiamiento. Según detalla el informe publicado por La Nación, "los gastos en Internet y redes sociales ocuparon el 5% del presupuesto en 2011, pero ese número llegó hasta el 37% en la última campaña. Desde la Justicia estiman que en la presidencial del año próximo se acercará al 50%".

En ese sentido, desde la Cámara Electoral pidieron a Facebook y a Google detalles sobre las contrataciones en tiempos de campaña. Funcionarios judiciales llegaron incluso a reunirse con representantes de las firmas, pero ambas se negaron a dar esos datos.