El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, hizo un particular discurso para la apertura de sesiones ordinarias en su provincia. Alineado con el Gobierno nacional, esta vez le tiró palos al oficialismo.



Sucede que en varios pasajes del discurso que dio ayer remarcó que "no alcanza con el cambio" y que "hace falta transformación".

"Me preocupa más tirar abajo las puertas del trabajo que tocar timbres”, lanzó y tiró un palo mayor: “No todas las casas tienen timbres, pero muchísimas tienen necesidades que se solucionan trabajando".

También afirmó: "No busco que me quieran, busco demostrar mi amor con hechos concretos. No quiero pobres resignados, quiero gente con capacidad de crecer sin deberle nada a un concejal, a un gobernador o a un presidente".

Noticias relacionadas