Sociedad

Bolivia: la condena a un ex presidente conmueve al país

Un jurado civil de la Corte de Fort Lauderdale de Florida, Estados Unidos, declaró culpables por los delitos de asesinatos extrajudiciales, crímenes de lesa humanidad y homicidio culposo, al llamado El Goñi y a su ministro de Defensa. La matanza de octubre de 2003, acabó con el gobierno del Goñi ante la rebelión popular.

Expresidente boliviano S?nchez de Lozada
Expresidente boliviano S?nchez de Lozada

Sacude a Bolivia, la decisión del jurado civil de la Corte de Fort Lauderdale del estado de Florida, Estados Unidos, que declaró culpables por los delitos de asesinatos extrajudiciales, crímenes de lesa humanidad y homicidio culposo, al expresidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada, llamado El Goñi, y a su ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín.

La matanza de octubre de 2003, acabó con el gobierno del Goñi ante la rebelión popular. La justicia les impuso resarcir por 10 millones de dólares los familiares de las nueve víctimas, detalló su abogado, Thomas Becker. La Corte del Distrito Sur del estado de Florida, a cargo del juez James I. Cohn, sesionó con 10 jurados que deliberaron casi cuatro días antes de entregar su veredicto unánime.

Los abogados Stephen D. Raber y Ana C. Reyes, que representan a Sánchez de Lozada y Carlos Sánchez Berzaín, comunicaron que el veredicto “no es el paso final porque el juicio no finalizó y habrá que esperar la sesión informativa que se completará el 4 de mayo cuando el tribunal de primera instancia emitirá su decisión final”.

Adelantaron que apelarán la sentencia ante la Corte Suprema de Justicia norteamericana, si la situación lo requiere. La denominada Guerra del Gas, inició el tiempo político que luego de la fallida presidencia de Carlos Mesa, que sucedió al Goñi, que llevaría a Evo Morales al gobierno en el fin de los ciclos liberales en el país.

“Goni (Sánchez de Lozada) fue víctima de los delirios exterminadores y fascistoides de su ministro de Guerra, Carlos Sánchez Berzaín, que estaba convencido que la crisis podía ser superada con un par de centenas de muertos”, recordó a Infonews, el periodista y escritor boliviano Julio Peñaloza Bretel, que vivió con riesgo los hechos de 2003. 

Peñaloza Bretel conduce el programa "Ácido y sulfúrico" que emite todos los días, radio Éxito Bolivia 93.1FM, de la ciudad de La Paz, con el periodista argentino Andres Sallari.

Y agregó Peñaloza Bretel : “Terco como millonario que era, sabedor de su olfato para los negocios, Goni hizo caso omiso de los consejos que le dieran en distintas oportunidades algunos de sus familiares y amigos políticos: “Sánchez Berzaín te llevará a la tumba política” era la advertencia, y eso quedó fehacientemente registrado en una entrevista que me concedió el periodista y ex ministro Irvin Alcaraz, cuando escribía para “El juguete rabioso” y que titulamos “Sánchez de Lozada fue prisionero del Palacio de Sánchez Berzaín”.

Tanto el ex presidente Sánchez de Lozada como su ministro Sánchez Berzaín, huyeron “a los Estados Unidos, y a 15 años de los trágicos sucesos que fueron la antesala del desmoronamiento del ciclo neoliberal (1985-2005), Goni se dedicó a proseguir amasando fortuna, esta vez, como empresario petrolero –detalló Peñaloza Bretel-. De manera muy esporádica se conocían noticias acerca de su octogenaria existencia, mientras Sánchez Berzaín, el que fuera su ministro en tres carteras (Presidencia, Gobierno, Defensa), en dos períodos presidenciales discontinuos (1993 – 1997 y 2002 -2003), decidió convertirse en operador anticomunista con base en Miami, de los de añeja estirpe, a través de una fundación, autotitulándose ‘analista político’, dando a conocer declaraciones trasnochadas acerca de lo que sucede hoy con Bolivia, y con “regímenes castro chavistas” como los de Cuba y Venezuela”.

El proceso histórico que se conoció como “Mamani y otros vs Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín” fue generado por familiares de las víctimas de octubre de 2003. Las Fuerzas Armadas reprimieron la rebelión social en la ciudad de El Alto y dejaron en las calles más de 68 muertos y unos 400 heridos que, según Peñaloza Bretel, perdieron sus vidas “por la defensa de la integridad nacional y sus recursos naturales”.

Periodismo bajo las balas

El periodista Peñaloza Bretel recuerda aún hoy cuando el 14 de octubre de 2003, “atravesé durante cinco horas a pie, la ciudad casi desierta que se encontraba en estado de emergencia, desde la calle 12 de Calacoto (Zona Sur) hasta los estudios televisivos de P.A.T. de Miraflores, para grabar “El Pentágono” que debía emitirse a las 22:00, con Mario Espinoza como conductor, Álvaro García Linera (actual vicepresidente de Bolivia), Freddy Morales y éste periodista, como panelistas del programa”.

En el mismo, Freddy Morales, “puso en evidencia que el gobierno manejaba la mentirosa versión en sentido de que estaba en marcha una conspiración internacional orquestada por Evo Morales, los cocaleros y el narcotráfico; Álvaro García Linera trazó una prognosis sobre lo que podría ser la futura presidencia de Carlos Mesa (sucesor del Goñi), y yo denuncié persecución política y miedo a la aparición de francotiradores pertenecientes a las fuerzas represivas del Estado y pedí la renuncia del ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín y la del Presidente Sánchez de Lozada”.

Sánchez de Lozada tiene pendiente un juicio de responsabilidades en Bolivia y el pedido de extradición que aún no ha sido resuelto en Estados Unidos. En tanto, para los familiares y el pueblo boliviano, a lo que se une sin dudarlo su presidente, Evo Morales, la resolución constituye un logro histórico frente a un ciclo que es de esperar, esté definitivamente clausurado en un país herido por un largo período que se inició con la conquista española y la explotación del Potosí.

+Alejandro C. Tarruella, periodista, escritor, es autor de los libros “Guardia de Hierro. De Perón a Bergoglio”, “Envar Cacho El Kadri. El guerrillero que dejó las armas”, entre otros.
 

Noticias de “Opinión”
Seguinos