Una de las fotos que circularon.
Una de las fotos que circularon.

En medio de la publicación de fotos y videos de niños y civiles muertos y heridos por un presunto ataque químico ayer contra una zona rebelde en Duma, en Siria, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó en su cuenta de twitter que se trató un “nuevo ataque químico” y que Rusia e Irán son responsables por “respaldar al Animal Assad”, en referencia al presidente de ese país, Bashar al-Ásad.

Entanto, el asesor de la presicencia para seguridad y lucha antiterrorista, Thomas Bossert, no descartó recurrir a represalias militares, según informó la agencia Sputnik.

Por su parte, desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia sostuvieron que el uso de sustancias tóxicas es una información falsa: “el objetivo de estas falsas conjeturas, totalmente infundadas, es proteger a los terroristas y la oposición radical, intransigente, que rechaza una solución política, y al mismo tiempo justificar posibles ataques militares desde el exterior”, sostuvo esa cartera a través de un comunicado.

"Numerosos muertos, incluyendo mujeres y niños, en un ataque QUÍMICO (sic) insensato en Siria. El área de esa atrocidad está sitiada, rodeada por el ejército sirio, lo que la hace completamente inaccisible para el mundo exterior. El presidente Putin, Rusia e Irán son responsables por respaldar al Animal Assad (sic). Un alto precio para pagar. Abran el área de inmediato para ayuda médica y verificación. Otro desastre humanitario sin razón. ¡ENFERMOS! (sic)", dicen los tweets de trump.

Luego, acusó a su antecesor en el cargo, Barack Obama, de no haber actuado a tiempo con firmeza.

La ONG Cascos Blancos, cuyos voluntarios se dedican al rescate de víctimas en zonas controladas por grupos rebeldes en Siria, denunció que un helicóptero lanzó un barril con una substancia química sobre Duma el sábado por la noche, causando decenas de muertos y centenares de heridos.

El Centro Ruso para la Reconciliación desmintió los informes sobre un ataque con cloro en Duma y expresó la disposición a enviar especialistas de protección química para recopilar información que confirme que las acusaciones fueran inventadas.

En abril del año pasado, EEUU disparó decenas de misiles de crucero Tomahawk desde dos buques de guerra emplazados en el Mediterráneo contra la base aérea siria de Shairat, en represalia por el empleo de una sustancia tóxica en Jan Sheijun que había causado días antes más de 80 muertos y medio millar de intoxicados, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tanto Damasco como Moscú insistieron en que fue un montaje de la oposición armada que EEUU aprovechó para atacar la base siria de importancia estratégica señalando que el bombardeo norteamericano coincidió con la ofensiva de los terroristas contra las tropas gubernamentales.