Mientras tanto los trabajadores siguen produciendo satélites, como este, el Saocom 1A de la Conae. (Foto: Facebook Invap)
Mientras tanto los trabajadores siguen produciendo satélites, como este, el Saocom 1A de la Conae. (Foto: Facebook Invap)

La empresa estatal rionegrina Invap, que en los últimos años ganó prestigio por el desarrollo de satélites de comunicaciones y radares, no atraviesa su mejor momento. Pese a que comenzó a desarrollar proyectos para el exterior (Holanda, Bolivia y Brasil), la compañía pagó los sueldos de marzo en cuotas debido a partidas que el Gobierno Nacional congeló en los últimos meses

Fue el propio gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, quien admitió la alarmante situación financiera que vive la firma provincial, con sede central en la ciudad de Bariloche. “Venimos con algunas dificultades y analizamos el tema con el vicejefe de Gabinete nacional, Mario Quintana. Vimos el presupuesto de distintas agencias nacionales con respecto a compromisos con Invap que no cuentan con los fondos previstos”, explicó en declaraciones a la agencia Télam.

"Todavía no está tomada la decisión de reducir personal. No hemos entrado en esta etapa"

Sucede que el 75% de la facturación del Invap proviene de contratos con el Estado nacional. Si ese flujo de fondos se frena, todo se complica. "El problema está dado en que Invap tiene una cantidad de personal con respecto a los proyectos que desarrolla y no todos cuentan con los fondos nacionales necesarios. Hubo menos transferencias de las previstas y lo que estamos discutiendo con Nación es la previsión del año de esos fondos para garantizar el normal funcionamiento de Invap”, explicó Weretilneck.

En la misma línea, el gobernador comparó la situación actual del Invap con la de los ’90, cuando redujo su plantel de 700 a 350 empleados. No obstante, aclaró que no echarán trabajadores por el momento. "Todavía no está tomada la decisión de reducir personal. No hemos entrado en esta etapa, esperamos no tener que entrar. El personal de Invap es altamente capacitado y desprenderse de personal así es complejo”, planteó.

La etapa de crecimiento fue nacional y estatal

La empresa tiene 1.400 empleados, un plantel tres veces mayor que hace 15 años. En esa era, creció exponencialmente gracias al aumento de los contratos con el Estado argentino para desarrollar satélites de observación y de comunicaciones, radares monopulso (para control en aeropuertos de vuelos comerciales) y 3D para seguridad aérea. 

Los satélites argentinos Arsat 1 y 2 fueron construidos por Invap.
Los satélites argentinos Arsat 1 y 2 fueron construidos por Invap.

El declive ya se había advertido en el balance del año pasado, que arrojó una ganancia de 19,7 millones de pesos, cuando en el ejercicio anterior se habían logrado 315,4 millones. La discontinuidad de varios proyectos fue una de las complicaciones que tuvo que enfrentar la empresa con la gestión de Cambiemos a nivel nacional. 

Por lo tanto, Invap debió salir al mundo en búsqueda de más negocios para reconfigurar la fuente de ingresos. “Ya tenemos varios proyectos internacionales importantes en juego y buscaremos otros", señaló entonces Héctor Otheguy, ex CEO y actual presidente de la firma, en referencia a contratos en Holanda y Estados Unidos para la construcción de reactores de investigación, entre otros.