El Gobierno nacional oficializó este martes la aplicación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a servicios digitales como los populares Netflix o Spotify. Según el decreto 354 publicado en el Boletín Oficial y firmado por el presidente Mauricio Macri, el costo lo asumirá el consumidor, con lo que aumentarán las cuotas.

El IVA alcanzará ahora a todos los servicios de transmisión y descarga legal de películas, series, música y juegos (incluyendo los de azar), a las plataformas de comercio electrónico, los servicios de delivery como Cabify o Glovo, así como también a los bancos virtuales.

El IVA es del 21% sobre los precios, con lo que habrá que calcular la suba en cada caso. La única opción que tendrán las empresas para no perjudicar el bolsillo de los usuarios y no correr el riesgo de una caída en las ventas es asumir el costo del impuesto y bajar el abono de sus servicios. De lo contrario, el cliente será el perjudicado.

Las tarjetas de crédito serán las encargadas de retener el IVA y girárselo a la AFIP

En los considerandos, el Gobierno indica que la regulación en los tributos generales sobre los consumos para los servicios digitales "resulta un desafío, particularmente cuando los prestatarios no revisten la calidad de sujetos de esos impuestos por otros hechos imponibles".

Ante la complejidad del caso, el Poder Ejecutivo dispuso una "regulación dinámica que permita su adaptación a la par de la evolución de las operaciones de que se trata".

Para ello en "una primera etapa de implementación, se debe facilitar la identificación de las situaciones alcanzadas por la norma tributaria asegurando el cumplimiento de los objetivos perseguidos al momento de su sanción".