Un accidente doméstico sería la principal hipótesis por el desastre del derrumbe en São Paulo
Un accidente doméstico sería la principal hipótesis por el desastre del derrumbe en São Paulo
Un accidente doméstico es la principal hipótesis detrás del incendio y posterior derrumbe de un edificio en el centro de la ciudad brasileña de São Paulo, que por el momento dejó un muerto y 49 desaparecidos.
 
"La primera línea de investigación es que probablemente fue un accidente doméstico (…) parece que hubo una explosión de una garrafa de gas o de una olla a presión", dijo este miércoles el secretario de Seguridad Pública del estado de São Paulo, Mágino Alves.
 
Testigos apuntan a que el incendio comenzó la madrugada del 1 de mayo en el quinto piso del edificio, donde hubo una discusión de pareja; el fuego se extendió rápidamente y poco después la torre se desmoronó por completo.
 
 
El edificio Wilton Paes de Almeida, construido en los años 60 y de 24 pisos, estaba considerado como patrimonio histórico, aunque estaba abandonado desde hace 17 años.
 
En este tiempo fue ocupado de forma irregular varias veces, convirtiéndose en los últimos años en refugio de familias del Movimiento de Lucha por una Vivienda Digna.
 
El inmueble era propiedad del Gobierno, que lo mantuvo inactivo todo este tiempo y en condiciones muy precarias, lo que reabrió el debate sobre la política de vivienda en Brasil.
 
Según datos del Ayuntamiento de São Paulo vivían en él un total de 428 personas de 169 familias diferentes.
 
La mayoría pudieron ser rescatadas a tiempo, pero hay 49 desaparecidos (la cifra oficial más temprano este miércoles era de 44 desaparecidos).
 
El último recuento del Cuerpo de Bomberos de São Paulo apunta a que son 49, y engloban en esta cifra a las "personas que no contactaron con las autoridades", aunque de ese total consideran que cuatro podrían haber fallecido, según informaron a través de la red social Twitter.
 
Las tareas de rescate continúan la tarde de este miércoles, sobre todo de forma manual, para no perjudicar el posible hallazgo de víctimas o supervivientes.
 
Del rescate participan 80 bomberos, que también usan una máquina excavadora y cámaras instaladas en drones capaces de detectar calor.
 
La mayoría de los supervivientes están acampados en los alrededores del lugar siniestrado y rechazaron el ofrecimiento del Ayuntamiento para ser reubicados en albergues municipales, puesto que reivindican una vivienda definitiva. (Sputnik)