No fue magia: el Gobierno tenía planeado el regreso al FMI y sabía del rechazo popular
No fue magia: el Gobierno tenía planeado el regreso al FMI y sabía del rechazo popular

Si bien voceros del gobierno nacional en los medios y algunos funcionarios de segunda línea dejaron trascender que el anuncio del regreso de Argentina al Fondo Monetario Internacional fue una medida surgida en los últimos días para frenar una crisis aún mayor a la que vive el país, lo cierto es que la decisión estaba tomada.

Durante el fin de semana las consultores D´Alessio IROL y Berensztein (cercanas al círculo rojo de Balcarce 50) realizaron una encuesta que indica que el 75 por ciento de los consultados cree que el regreso al FMI es inadecuado.

Asimismo, de las 1077 personas encuestadas, solo el 18% opinó que la medida es "adecuada pero resistida" y apenas el 2% la consideró "adecuada".

El estudio puntualiza también que el 33% de los votantes de Cambiemos supone que volver al FMI es "ingrato" pero "necesario". En esesentido, el 92% de quienes votaron en 2015 al kirchnerismo rechazan la medida.

Pese a los números, que derivan en que cualquier resultado negativo de los pasos dados por la Casa Rosada repercutirá en el humor popular y en las decisiones electorales de sus propios votantes, Mauricio Macri, Marcos Peña, Nicolás Dujovne y Luis Caputo decidieron tomar una medida que recuerda al "blindaje" que Fernando de la Rúa anunció en 2001 con los resultados ya conocidos.

Lo más potente del caso es que Macri anunció un acuerdo que todavía no se resolvió, ya que las negociaciones llegarán a puerto en estos días hábiles que le quedan a la semana.

Pesimismo

El 57% de la gente calcula que Macri-Dujovne no podrán "afianzar su programa económico", mientras que el 24% opina que seguirán tomándose "medidas coyunturales", y el 16 por ciento supone que el PEN "reencausará su estrategia de crecimiento y control de la inflación". 

Además de la percepción popular sobre las nuevas relaciones carnales entre Argentina y el órgano conducido por Christine Lagarde, la mayoría de los consultados (el 66%) sostiene que la suba del dólar es consecuencia de la política monetaria del Gobierno, mientras que el 44 por ciento supone que es por incapacidad para reducir el gasto público.