El periodista y escritor estadounidense Tom Wolfe, considerado uno de los creadores del "nuevo periodismo", falleció este martes a los 87 años, tras haber sido hospitalizado por una infección, según confirmó su agente Lynn Nesbit. 

Nacido en la ciudad de Richmondel 2 de marzo de 1931, Wolfe fue autor de algunas de las obras más importantes del periodismo, como "Ponche de ácido lisérgico" (1968) y de novelas como "La hoguera de las vanidades" (1987). 

Wolfe saltó a la fama como periodista, allá por los años 60 y 70, cuando junto con otros nombres como Truman Capote y Norman Mailer contribuyó a la creación de una nueva corriente narrativa que se llamó "nuevo periodismo": Wolfe elaboró reportajes sobre cuestiones de actualidad que parecían novelas, donde el periodista intervenía en la acción que relataba, algo insólito para la época.

Acerca de su obra, Wolfe afirmó que su objetivo como escritor de ficción era retratar a la sociedad contemporánea de acuerdo al realismo, siguiendo la tradición literaria de John Steinbeck, Charles Dickens, y Emile Zola, usando técnicas adoptadas del periodismo. 

La obra de Tom Wolfe ha pasado por varias etapas marcada en los años sesenta por una defensa de la llamada cultura pop y en las décadas siguientes por radicales polémicas en contra del narcisismo de los '80 y atacando políticamente a los liberales, así como cuestionando al mainstream intelectual estadounidense en cuestiones como la arquitectura, el arte moderno o la propia literatura. En 2001 recibió la National Humanities Medal.