Increíble, bochornoso, arcaico. Sobran los calificativos y -a la vez- faltan. Es que con motivo del próximo mundial de fútbol que se disputará en Rusia en poco días, la  Asociación del Fútbol Argentino repartió unos repudiables cuadernillos en formato de manual con ciertos consejos.
 
Se entregaron en el marco de una charla para dirigentes, entrenadores, jugadores y periodistas. En uno de los apartados del ridículo texto, en una sección denominada como "Cultura", incluyeron consejos "para tener alguna oportunidad con una chica rusa".
 

 
La iniciativa partió de la "Comisión de Responsabilidad Social, Deportiva y Sustentabilidad de la Asociación del Fútbol Argentino". "Idioma y cultura rusa", es el título del manual. 
 
La charla, a cargo del profesor de idioma ruso Dr. Eduardo Pennisi, incluyó consejos "para tener alguna oportunidad con una chica rusa". 
 

 
"Las chicas rusas, como cualquier otra chica, ponen mucha atención en si eres limpio, hueles bien y su vas bien vestido. La primera impresión es muy importante para ellas, pon atención a tu imagen", dice el indignante texto.
 
"A las chicas rusas no les gusta que las vean como objetos. Muchos hombres, porque las mujeres rusas son hermosas, solamente quieren llevarlas a la cama. Tal vez ellas también lo quieran, pero son personas que quieren sentirse importantes y únicas. El consejo es tratar a la mujer que está frente a ti como alguien de valor, con sus propias ideas y deseos", explica.
 

 
"No hagas estúpidas preguntas sobre sexo. Para los rusos el sexo es algo muy privado y no se discute sobre el tema en público", señala el insólito párrafo.
 
"Normalmente las mujeres rusas ponen atención en cosas importantes, pero por supuesto encontrarás chicas que sólo ponen atención en las cosas materiales, en el dinero, si eres guapo, tú dime. No te preocupes, existen muchas mujeres bonitas en Rusia y no todas son buenas para tí. Sé selectivo", dice.
 
Según trascendió, en medio de la reunión las redes sociales estallaron contra este arcaico manual, y en una no menos vergonzante decisión de los organizadores de la charla, retiraron los manuales a los presentes y luego los devolvieron con las polémicas páginas arrancadas. Sencillamente ridículo.