Francisco acusó a obispos chilenos de destruir pruebas contra curas abusadores
Francisco acusó a obispos chilenos de destruir pruebas contra curas abusadores

El papa Francisco firmó un durísimo documento dirigido a la Iglesia Católica de Chile y con un especial subrayado a los obispos del país trasandino. Según el Pontífice, los altos cargos eclesiásticos destruiyeron evidencias contra curas pederastas y presionaron para lograr reducciones en las acusaciones contra los religiosos abusadores.

También consideró que se produjeron "graves neglicencias" en la protección de los menores ante los sacerdores pedófilos, según publicó la agencia AP.

Lo hizo en un demoledor documento de 10 páginas que fue entregado a los obispos chilenos. En el texto, Francisco asevera que la jerarquía eclesiástica chilena era colectivamente responsable de los “graves defectos” en el manejo de los casos de abusos y de la consiguiente pérdida de credibilidad de la Iglesia católica.

El informe eleva la presión sobre los obispos para que renuncien en bloque a sus cargos, ya que el Papa aseveró que “nadie puede eximirse a sí mismo y colocar el problema sobre los hombros de los demás”.