No te ocultan nada: la nueva directora de la CIA quiere que la Agencia intervenga más en el mundo
No te ocultan nada: la nueva directora de la CIA quiere que la Agencia intervenga más en el mundo
Parece una broma de mal gusto, pero es real. La nueva directora de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, CIA, quiere que la agencia intervenga más en el mundo.
 
La CIA se ocupa de operaciones como Contraterrorismo, "evitar" la proliferación de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva, protección de los líderes de Estados Unidos en el extranjero, Contrainteligencia, e Inteligencia cibernética.
 
En su haber cuenta con numerosas denuncias como ?participaciones en golpes de estado en prácticamente todo el Planeta, Rendiciones extraordinarias, Cárceles clandestinas ilegales, múltiples violaciones de derechos humanos, Implicación en el tráfico de drogas, Investigaciones polémicas como la de la Comisión Rockefeller, ha sido denunciada por mentirle al congreso norteamericano, participación en innumerables conflictos bélicos, y demás múltiples acciones.
 
 
Donald Trump le tomó juramento a Gina Haspel como la primera mujer en dirigir la Agencia. En ese contexto dijo: "Somos una agencia de inteligencia en el extranjero. Nuestro trabajo y nuestras prioridades necesitan reflejar eso".
 
Sostuvo que los agentes deben incrementar su dominio en lenguas extranjeras, ampliar las sociedades en el exterior, donde deberán desplegar más agentes.
 
Haspel, de 61 años, casi entra por la ventana. El Senado la aprobó en un recuento apretado, por 54 votos contra 45. Cuenta con 33 años de trabajo como agente encubierta y con larga trayectoria como espía y supervisora en las operaciones clandestinas de la CIA.
 
"No estaría delante de ustedes hoy si no fuera por el notable coraje y dedicación mostrados por generaciones (de mujeres de la CIA) que desafiaron estereotipos, rompieron barreras y abrieron puertas para el resto de nosotras", afirmó.
 
"Tras los atentados del 11-S, Haspel se pasó los tres siguientes años cazando terroristas sin descanso", dijo Trump, sin ruborizarse. 
 
Haspel está acusada de haber supervisado torturas sufridas por los presuntos extremistas de Al Qaeda Abu Zubaydah y Abd al Rahim al Nashiri a causa del supuesto atentado del 11-S.
 
Hace cuatro años, Barack Obama reconoció que Estados Unidos había cometido actos de tortura después de los atentados del 11-S, lo que fue calificado por el mandatario de "error".