Los vecinos de la Villa 31 vivieron un brutal hecho de violencia institucional cuando la policía atropelló con un cuatriciclo a una nena de 4 años que jugaba en la plaza, cuando los vecinos fueron a protestar desde la comisaría respondieron a los tiros por lo que un joven de 22 años fue baleado en el esternón y ahora está en coma farmacológico.

Captura de Crónica
Captura de Crónica



"Lo dejaron desangrarse en la comisaría y ahora tiene sangre en el pulmón. Está en coma. En manos de Dios", explicó su mamá a C5N. El hecho ocurrió ayer por la tarde frente al Destacamento Barrial Vecinal Villa 31 de la Policía de la Ciudad y el joven fue identificado como Ramiro Ruiz Lazarte, quien está internado en estado reservado en el Hospital Fernández, mientras que la nena fue trasladada al Hospital Gutiérrez.

Mientras tanto, los investigadores intentan determinar ahora si el balazo que le provocó la herida a Ruíz Lazarte fue efectuado por un arma policial.

Según la policía, el agente que manejaba el cuatriciclo detuvo su marcha y asistió a la chica, a quien cargaron en el vehículo con ayuda del padre de la menor y la trasladaron al Hospital Fernández, desde donde luego la derivaron al Hospital Gutiérrez.

También desde fuentes policiales aseguraron que durante la manifestación fueron detenidos tres vecinos que supuestamente protagonizaban los incidentes.

Esta mañana, Ema, la madre de Ruiz Lazarte, explicó que su hijo “solamente quiso pedir justicia por la nena” y terminó baleado por un policía que “le tiró a matar porque el orificio (de entrada) lo tiene en el esternón, en el pulmón izquierdo”.

La mujer aseguró que su hijo sólo había tirado piedras pero que ahora le dijeron que su hijo estaba armado. “No había arma, ahora le deben haber puesto una arma en la mano a mi hijo mientras lo tuvieron tirado en la comisaría desangrándose. Ahora van a hacer desaparecer la bala cuando la saquen y van a poner la bala que ellos quieren”, denunció.