Las exigencias del FMI pusieron a Jordania en la cuerda floja
Las exigencias del FMI pusieron a Jordania en la cuerda floja
Desde que el presidente Mauricio Macri anunció que comenzaron las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional para financiar la deuda argentina, se puso el foco en los ejemplos internacionales para conocer cómo estos países se desenvuelven luego de haberle dado la mano al organismo encabezado por Christine Lagarde.
 

El Reino de Jordania se convirtió en estos días en uno de estos casos testigo en los que las consecuencias del pacto con el FMI se tornaron devastadoras para la economía de la nación y para la estabilidad del gobierno, hasta el punto de que el primer ministro Hani al Mulki y su gabinete debieron renunciar, el lunes pasado, tras una huelga general seguida, noche a noche, por protestas populares que convocaron a más de 200 mil personas en Amán, su capital. 

La dimisión de Al Mulki no fue suficiente porque, más allá del paro realizado por los sindicatos del reino, las manifestaciones continuaron, debilitando al rey Abdalá II, quien, pese a haber nombrado a un nuevo primer ministro, Omar al Razzaz –previamente ministro de Educación-, se vio obligado a revisar las condiciones de la reforma fiscal establecida por el convenio con el FMI, signado por “políticas de austeridad”, producto del crédito de 723 millones de dólares que el organismo otorgó a Jordania hace dos años.
 
En números, según se expresa en los medios internacionales, la crisis jordana se da en el marco de una inflación que alcanza el 4,6 por ciento, un desempleo de 18,5 por ciento y una pobreza del 20 por ciento. Pese a eso, el monarca responsabilizó a “la inestabilidad regional y falta de apoyo internacional”.
 
Según consigna el diario El País de España, Jordania “se comprometió a ejecutar reformas estructurales para reducir su deuda pública hasta el 77 por ciento del Producto Bruto Interno en 2021, frente al 94 por ciento registrado en 2015”. 
 
Asimismo, la reforma tributaria implica “un incremento de la presión fiscal del 5 por ciento para los contribuyentes, al rebajar los ingresos mínimos sujetos a declaración de la renta hasta los 8.000 dinares -unos 284.544 pesos- anuales y elevar el tipo del Impuesto de Sociedades hasta el 40 por ciento”. 
 
Las repercusiones de las medidas de ajuste dispararon también el precio de la electricidad -19 por ciento- y los combustibles -5,5 por ciento-, y llegaron a duplicar el precio del pan, que antes estaba ampliamente subvencionado.
 
Esta situación de crisis en Jordania, que hasta obligó a la reina Rania a dejar de compartir sus vivencias en las redes sociales, parece un juego de niños ante la vivida por Argentina, incluso antes de cerrar el trato con el FMI:
 
Cuadro comparativo
 
-Inflación 2018: En Jordania 4,6% - En Argentina 11,8%
-Desempleo: En Jordania 18,5% - En Argentina 7,2% (Indec a marzo 2018)
 
-Pobreza: En Jordania 20% - En Argentina 28,6% (UCA)
-Precio del pan: En Jordania 0,40 dinares (14 pesos) – En Argentina entre 50 y 80 pesos.