El secretario general del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), Ricardo Pignanelli, se pronunció por la necesidad de que la CGT convoque a "un paro general nacional".

Afirmó que se impone esa protesta ante "la improbabilidad de que se produzca un milagro que modifique la realidad de los trabajadores y lo evite".


"Si voy a una fábrica y reclamo un amento salarial del 100 por ciento de forma inmediata dirán que estoy loco y no vivo la realidad. Pero si la inflación alcanza este año un 30 por ciento y ofrecen 15, eso tampoco es ser realista. No es que la gente no quiera abonar las tarifas sino que no puede. ¿Es tan difícil entenderlo?", se preguntó el dirigente

Para Pignanelli, la única manera de evitar una huelga es que el gobierno decida reabrir las negociaciones paritarias de la totalidad de los gremios, que ya "las cerraron", porque "no se pueden pagar las tarifas y el valor de la desmadrada canasta alimentaria".


"Para enfrentar esa realidad los trabajadores deben conocer y ganar según el costo de vida real o, al menos, empatarle a la inflación. Por ahora van perdiendo. No se puede pretender que realicen esfuerzos si no tienen empleo en muchos casos", expresó.