Parece que de la marcha del 7 de marzo de 2017, donde las bases reclamaron a la CGT un "paro general" y que terminó con incidentes y el robo del famoso atril de Juan Domingo Perón, el triunvirato de la central obrera no aprendió mucho.

Mientras diversos sectores como Camioneros y las dos CTA, nucleados en el Movimiento 21-F -a los que probablemente se sumen los Bancarios de Palazzo y los movimientos sociales- ya anunciaron un gran paro nacional con movilización para el próximo 14 de junio, en rechazo al acuerdo con el FMI y la situación económica, la CGT sigue aún dando vueltas e intentando negociar con el Gobierno.

Tras una reunión mantenida el jueves pasado y un cuarto intermedio hasta este martes para un nuevo encuentro, esta mañana uno de los tres triunviros, Carlos Acuña, sostuvo que si el Gobierno no ofrece a la CGT una "respuesta positiva" a los pedidos que la central obrera, "el consejo directivo por unanimidad quiere el paro".

"El martes esperamos que haya una respuesta para iniciar un diálogo. Después viene la parte de las tarifas, las importaciones, las industrias nacionales que se están fundiendo por el ingreso indiscriminado de importaciones", dijo Acuña, en declaraciones a Radio Mitre.

"Queremos trabajar, no queremos parar. Pero, ante la pérdida de poder adquisitivo, de puestos y fuentes de trabajo en PyMEs, comercio e industria nacional, había que hacer una protesta", evaluó Acuña.

La central obrera exige "una norma concreta que evite los despidos y suspensiones en los sectores público y privado durante seis meses; la reapertura de las paritarias ya cerradas y sin limitaciones; la eliminación del impuesto a las ganancias sobre la cuarta categoría para abonar el aguinaldo; la devolución de los fondos de gastos de salud de las obras sociales sindicales y la firma de un compromiso para que no se produzcan cambios en la Ley de Contrato de Trabajo".

Al referirse al ofrecimiento del gobierno del 5 por ciento de aumento, Acuña afirmó que "si no hay respuesta firme que llegue al bolsillo de la gente, no sirve para nada el diálogo".

"El gobierno tiene que tener responsabilidad. El presidente no cumplió ninguno de todos los compromisos que hizo", concluyó.