El exilio de Carrió en una capilla para no hablar del aborto
El exilio de Carrió en una capilla para no hablar del aborto

La diputada estrella de Cambiemos, Elisa Carrió, volvió a dar la nota y en esta ocasión lo hizo en referencia al histórico debate sobre el aborto que se lleva adelante en la Cámara de Diputados.

Siguiendo la costumbre que viene practicando desde que accedió a su banca, la legisladora no participa del debate y para justificar su ausencia se fue a una capilla y aseveró que "no es necesario hablar", ya que, según ella, "solo la oración que es la debilidad de Dios y el poder de los hombres".

Pese a que no está en la lista de oradores, se especula con que "Lilita" asistirá a la Cámara Baja para votar contra la legalización del aborto.

Días atrás, había comparado "la prohibición de abortar con la prohibición de drogarse", ya que consideró que "es cultural". Además, revoleó la bizarra teoría de que si fuera legal podría "convertirse en un método anticonceptivo".

Asimismo, dijo que si el aborto dejara de ser clandestino e inseguro para las mujeres (hecho que se cobra gran número de vidas cada año) los dueños de estancias abusarían aún más de las hijas de los peones. 

"El aborto legal es una posibilidad para lo que se llama el derecho de pernada. En el norte, cuando dictamos la ley que sancionaba el abuso, los diputados de Salta decían que no podían votar eso porque el regalo de los que sirven en el campo es la virginidad de su hija al patrón de la estancia", vomitó.