Facundo Ferreira, el nene de 12 años asesinado de un tiro en la nuca por policías tucumanos el pasado 8 de marzo, no disparó un arma al momento del hecho. Así lo determinaron los resultados de una pericia revelados esta semana, que contradicen la versión de los miembros de la fuerza de seguridad quienes aseguraron haber respondido a un disparo del chico. 

La prueba fue realizada en Chaco y dio negativa. Además, tampoco se encontró ADN en el arma secuestrada el día del hecho. "Los policías le pusieron el arma", sostuvo la tía de Facundo, Rita. 

"Facundo nunca portó un arma. Dos asesinos lo mataron como a un perro y lo dejaron ahí tirado y después salieron a decir que era un accidente de tránsito cuando en verdad le pegaron un tiro en la cabeza", señaló la señora, en diálogo con la Agencia Paco Urondo

"La fiscal decía que tenía que armar un rompecabezas para saber qué había pasado pero ella tenía muchas pruebas que ya decían que Facundo no disparó. En un primer momento debería haberlos puesto presos a los asesinos", apuntó Rita. Sucede que mientras se desarrolla la investigación, los efectivos implicados Nicolás González Montes de Oca y Mauro Gabriel Díaz Cáceres se encuentra en libertad.

En su momento, la ministra de Seguridad nacional Patricia Bullrich respaldó a los oficiales omando como verdad sus relatos. "Cuando un policía da la voz de alto, la persona se tiene que detener. No hay discusión. Lamentablemente, un chico de 11 años le tiró a la Policía. Esa es la prueba que hizo la fiscal", sostuvo.