Sociedad

Células Madre: una muestra que recupera la prensa feminista argentina de los años 80

La exposición, que nació de una investigación de la periodista María Moreno, se puede visitar hasta el sábado 29 de julio en la ex ESMA.

Ilustración Lohana: Pablo Suárez / Juan Manuel del Mármol.
Ilustración Lohana: Pablo Suárez / Juan Manuel del Mármol.

Con una feria multimedia fucsia y verde, la reconocida periodista María Moreno y el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti nos invitan a conocer parte del periodismo que en los 80 buscó rendijas en los medios comerciales y/o alternativos para abrir debates sobre el lugar de la mujer, el contrato sexual o las identidades de género. La muestra “Células Madre. La prensa feminista en los primeros años de la democracia” -que se puede visitar hasta el sábado 29 de julio en la ex ESMA- muestra antecedentes de los debates que hoy están moviendo los cimientos de nuestra sociedad.

Células Madre nace de una investigación de María Moreno (autora de libros imperdibles como Black out y Oración. Carta a Vicki y otras elegías políticas) que la llevó a revisar publicaciones periodísticas (participó en muchas de ellas) que circularon durante el gobierno de Alfonsín (1983-1989). Al revisarlas pensó que en estos tiempos de #NiUnaMenos tenía valor rescatarlas. Después de unos intentos fallidos por montar la muestra en el Museo del Libro y de la Lengua y en la Biblioteca del Congreso Nacional, finalmente Moreno le propuso al Conti armar una exhibición que recurra al lenguaje artístico para volver a poner en circulación artículos, nombres propios, para “inventar nuestras precursoras” y “proponer legados a discutir, astillar, pervertir”, explica Moreno en el texto de presentación.

La autora de Black out explicó en la inauguración el por qué del nombre: “‘Células’ es menos un término del diccionario de la biología que el que designa al grupo insurgente, a menudo clandestino, siempre libertario que es tradición del feminismo de la segunda ola y ‘Madre’ alude menos a la figura que se arrastra como exigiendo agradecimiento desde el tango canción, que a aquello capaz de acoger como espacio simbólico que es siempre político”.

Arte y Diseño Gráfico: Juan Manuel del Mármol
Arte y Diseño Gráfico: Juan Manuel del Mármol

En Células Madre los pañuelos verdes por el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito pueblan el lugar se dialogan con cada pieza y archivo. Por ejemplo, con Cronología en fuscia, escrito especialmente para la muestra por la investigadora Mayra Leciñana, donde se cuentan los principales sucesos del feminismo local en los primeros años de la democracia. Tanto los pañuelos como la cronología dan un marco histórico y político a los artículos periodísticos que visten paredes y mesas. En ellos se pueden leer algunas de las estrategias que ensayaron para difundir con un lenguaje atractivo temas que para aquella Argentina parecían clandestinos: aborto, sexualidad femenina, divorcio (si, hasta 1987 estaba prohibido divorciarse) o los encuentros nacionales de mujeres.

Quizás una de las mayores atracciones sean las performances artísticas de la muestra, donde se despliega la “vertiente Marta Minujin” de María Moreno. La que más se destaca es una Lohana Berkins pitonisa gigante que sonríe y adivina el porvenir. Solo es necesario girar una rueda de la fortuna que advierte: “no cuentes con que te vaticine un novio o una novia rubios de ojos celestes y un millón de dólares. Para ella, que es feminista, lo personal es político así que ¡Agarrate Calatin@”.

Entre otras curiosidades, hay una solicitada, firmada por referentes de derechos humanos, que pedía que se le respete el derecho al aborto a una mujer víctima de violación. Otra perla es una tapa del suplemento La Mujer del viejo Tiempo Argentino con tres títulos: “Chunchuna Villafañe dice no a la mujer-objeto”, “Proyecto peronista de patria potestad” (con el nuevo Código Civil de 2015 se cambió a responsabilidad parental) y la provocativa “¿Las mujeres tienen humor?”.

Spot Células Madre

También se pueden encontrar fragmentos de programas de televisión que hoy serían impasables. Entre otros se pueden ver escenas de "Amo y señor" (1984). Uno se pregunta cómo podía ser un éxito de rating una telenovela donde el personaje de Arnaldo André le diera una bofetada diaria a la mujer personificada por Luisa Kuliok. Lo novedoso, se decía, era que por primera vez un hombre le pegaba una bofetada a una mujer en televisión y no al revés. Hoy suena incomprensible, pero Células Madre nos muestra este archivo para verlo de otra manera, para repudiarlo, pero también para pensar si hoy sería posible. Otro de los programas de televisión que aparece es "Matrimonios y algo más", donde se ven escenas que refuerzan estereotipos machistas pero también un monólogo feminista de Mirtha Busnelli que cierra con “¡Mujer libérate!”.

También se pueden ver el espacio “Siempre vivas”, en el que se levantan altares laicos, creados por la artista Mariela Scafati, para referentes feministas fallecidas como Elena Napolitano, María Elena Walsh, Néstor Perlongher “La Rosa” o Laura Bonaparte, y el ropero de Sarita Torres que María Moreno definió como “uno de los mayores archivos personales del feminismo argentino”. Allí se pueden leer, entre otros, el comunicado Nº 1 de una Marcha Pagana de la década del ochenta o una enigmática notita que dice “¡Hacete la cama vos!”.

Cada uno de estos archivos se articulan para armar una muestra que se suma a la marea verde que intenta convertir en ley el Derecho al Aborto y discute el lenguaje patriarcal que nos moldea. Células Madre rescata y propone pioneras, las repiensa desde la actualidad. No viene a explicarle a las feministas de este siglo de dónde vienen, sino a ser parte del debate de estos días.

Sebastián Freire / Modelo: Cecilia Palmeiro (Ni Una Menos).
Sebastián Freire / Modelo: Cecilia Palmeiro (Ni Una Menos).


 

Seguinos